Educar para la alegría

Adolescentes con hijos.

Madres /padres en situación de pobreza integran un grupo vulnerable en riesgo de exclusión social por no tener resuelta la atención de sus hijos.  La pobreza, la exclusión de estudiantes del sistema educativo , la maternidad / paternidad de estudiantes adolescentes, constituyen un desafío mayor para los actores e instituciones escolares. 

 El embarazo en las adolescentes se ha convertido en seria preocupación para varios sectores sociales; es más alto en países en desarrollo y entre clases sociales menos favorecidas. (CEPAL 2008)

 La maternidad temprana aumenta se constituye en un eslabón importante en los mecanismos que conducen a la pobreza y a la exclusión social.  La maternidad /paternidad adolescente  precoz y la deserción educativa se asocian en un círculo que reproduce

pobreza; la reproducción demográfica aumenta en los sectores más vulnerables. Es por este motivo que surge la necesidad de abordar el tema como expresión de los sectores más carenciados de la población y por tanto como reproductor de la pobreza. (López Gómez A. 2006) . También crece la probabilidad de que el hijo, no cuente con el soporte material y emocional del padre, ni con el capital social que éste podría transferirle a través de vínculos familiares y no familiares.

 El informe CEPAL 2008 concluye que el embarazo en estas madres, está asociado a la deserción del sistema educativo. Con ello, no sólo debilitan sus posibilidades de realización personal, reducen sus oportunidades de empleo y se aíslan de los importantes ámbitos de socialización que constituyen los centros de enseñanza, sino que inhiben el desarrollo de uno de los activos más importantes que pueden transferir a sus hijos.

 La sexualidad es, en la vida de cualquier ser humano, ejercicio de derechos y respeto de los derechos del otro, gratificación, satisfacción, libertad, salud; un complejo proceso de construcción y producción socio-histórico, cultural, subjetivo y político.

 Surge así, la necesidad de abordar el tema de embarazo en general y en adolescentes en particular y recordar que: “La fecundidad  en la adolescencia es el fenómeno demográfico que suscita mayor preocupación tanto desde el Estado como desde distintos ámbitos de la sociedad. En algunos casos es visualizado como una amenaza desde el punto de vista social, ya que se comprende básicamente como expresión de los sectores más carenciados de la población y por tanto como reproductor de la pobreza.” (López Gómez A. 2006 s/p)

 El despertar sexual suele ser precoz y muy importante en sus vidas carentes de otros intereses; con escolaridad pobre, sin proyectos (laborales, de uso del tiempo libre, de estudio); con modelos familiares de iniciación sexual precoz. Por estimulación de los medios inician a muy corta edad sus relaciones sexuales con chicos muy jóvenes, con muy escasa comunicación verbal y predominio del lenguaje corporal.

Silvia Duschatzky (2002) afirma que el incremento de embarazos y partos en mujeres adolescentes –en Argentina- , se da  fundamentalmente en aquéllas pertenecientes a los sectores más pobres y que estudios realizados muestran que más del 80% de las adolescentes madres no han logrado completar el ciclo de Enseñanza Secundaria y el 78,98% no está integrada a la actividad económica.

En general, dice Duschatzky ,prima la idea de que las adolescentes pobres encuentran una respuesta positiva en su entorno social ante la maternidad; parecería  que, fuera de la maternidad, estas mujeres encuentran un vacío en cuanto a alternativas de roles de desesperanza con respecto a oportunidades de realización personal; el romanticismo y la avidez de afectos pueden interpretarse como formas de enriquecer la significación de sus vidas.  El embarazo en esta etapa, conlleva a l abandono de los estudios; debilita, así, sus posibilidades de realización personal al disminuir sus oportunidades de empleo y aislarse de los importantes ámbitos de socialización que constituyen los centros de enseñanza.

 Frecuentemente no retoman los estudios luego del nacimiento, lo que genera desocupación y difícil reinserción laboral por falta de capacitación. En esta situación, tienden a  tener un mayor número de hijos con intervalos intergenésicos más cortos, reproduciendo también el círculo de la pobreza.

 El Centro Hospitalario Pereira Rossell es el único hospital de niños del Uruguay. Está ubicado en la ciudad de Montevideo, capital del país. En dicho hospital nace un niño por hora y  el 80 % de las madres son adolescentes en situación de pobreza.

 La maternidad en la adolescencia es un proceso sumamente complejo, difícil y conflictivo y la escuela tiene el derecho y la obligación de darles un lugar a todos, motivo por el cual,  abordar la escolaridad de las alumnas embarazadas, madres y de los alumnos-padres se inscribe en una política pública de inclusión educativa.

 La educación de la mujer  junto con programas de salud y de atención a los niños pequeños, se convierte en una de las principales iniciativas para conseguir una mayor escolaridad de sus hijos ya que facilitará su inserción laboral, incrementará los ingresos familiares y permitirá que los hijos puedan proseguir sus estudios durante más tiempo.

 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: