Educar para la alegría

Transdisciplinariedad versus interdisciplinariedad: nuevos senderos en la autopista global

Posted on: 24 julio, 2017


27 de marzo de 2016

Lcda. Claudia Rosalía Correa, PhD. Argentina
IBERCIENCIA. Comunidad de educadores para la Cultura Científica
La presente nota pretende evidenciar la actualidad del conglomerado social, su vinculación global y su necesidad de compartir espacios académicos virtuales interdisciplinarios generando redes de conocimiento.

Los libros en formato físico de a poco han sido suplantados por los archivos digitales, los diarios han volcado su atención a construir ediciones en línea con una constante actualización. En síntesis, el papel fue cambiado por los ceros y los unos.

Y es que la forma en la que se están dando las cosas en la humanidad es motivo de peso para que los más grandes sociólogos, filósofos, economistas, juristas y políticos a nivel mundial se pongan a pensar en la elaboración de modelos a seguir por la colectividad.

Para esto, es preciso recordar que los términos “globalización” e “internacionalización” no son sinónimos, ya que la internacionalización es un fenómeno que desde hace muchos años atrás se ha dado, algo completamente distinto a la globalización, que es un suceso en plena vigencia, apogeo y crecimiento.

Es ese avance en todos los ámbitos humanos que produce el desarrollo científico y sobre todo a nivel de la investigación, donde en la actualidad los procesos interdisciplinarios benefician sincrónicamente el trabajo en diversas áreas educativas. Es a través de estos tratamientos que los estados desarrollan actividades en sincronía multiregional para lograr conectarse con otros espacios académicos a nivel mundial.

Donde la globalización de aquel “estado – nación”, “estado imperialista”, “estado centralista” es ya una cosa del pasado, es una especie condenada a desaparecer, puesto que el mundo entero y sus postulados socioeconómicos, sociopolíticos, científicos y tecnológicos apuntan hacia la creación y desarrollo de estados descentralizados, independientes y universales.

Sobre estos aspectos Ianni manifiesta que un avance infinito en la praxis de la Ciencia, sobretodo en su rama social, dejará de ser exegética, para pasar a ser metateórica; es decir que terminará por desapegarse un poco de los postulados clásicos de las tesis, y convertirlos en praxis, para que su efectividad llegue a ser adjetiva y genere cambios reales, que no queden simplemente en lirismos. Y de esa manera se logrará un contundente desarrollo social, y por ende, económico.

Esas fases del desarrollo económico que conoció el mundo, ahora cuentan con un nuevo elemento: La tecnología.

En el génesis social, la aplicación de la investigación científica trae aparejado nuevas perspectivas que triangulan una relación entre ciencia, desarrollo y conocimiento científico.

Este cambio sustancial interviene en la constante búsqueda de soluciones tecnológicas a problemas humanos, donde en la actualidad lo interdisciplinario es un reto constante para evitar lo monodisciplinar.

Por lo que lo epistemológico va de la mano de una búsqueda vinculada a como la naturaleza de los problemas que se plantean en el marco de la investigación se solucionan.

Es en estos tópicos dialógicos que el análisis, la comprensión y la interpretación desarrollan un aporte significativo de cada disciplina para que en su interpenetración se pueda desarrollar un lenguaje transversal que comparta una metodología común y que permita un resultado académicamente posible y sobre todo susceptible de ser comunicado a nivel científico.

Desde esta perspectiva metodológica lo procesual articula un trabajo en red que evidencia diversos aspectos: un objeto común de estudio, relaciones entre método, proceso y disciplinas. Esto enriquece el análisis planteado por los investigadores de las diferentes ramas de estudio, quienes legitiman con sus análisis las hipótesis de trabajo de una manera efectiva y sinérgica.

En síntesis la indagación investigativa desde lo interdisciplinar debe integrar un equipo de trabajo abierto, con lógicas diversas que permita un feedback de saberes, para de esta manera crear una oportunidad para que todos los integrantes se permitan un aprendizaje de la realidad y de su impacto en los multicontextos.

La velocidad es en nuestros días un estilo de vida social y la globalización su bandera. Celeridad es sinónimo de eficiencia, de hacer las cosas bien, y esta forma vertiginosa de vivir ha convertido a la población en seres dependientes a “estar conectados” para no terminar alineados y perderse o quedar atrás en los nuevos desafíos del arte de investigar.

La autopista global, a pesar de estar “muy transitada” por todas las ciencias y de haber dejado a un lado la interdisciplinariedad para formar parte de una transdisciplinariedad, es –y por mucho- la única y mejor alternativa para aprender, conocer y exponer todos y cada uno de los avances que en la investigación se están dando.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: