Educar para la alegría

La lectura crítica desde la interdisciplinariedad

Posted on: 24 julio, 2017


15 de febrero de 2017

Fuente: Blanca Ruby Orozco Mera. Santiago de Cali, Colombia. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para La Cultura Científica

Pensar el proceso del quehacer pedagógico en el día a día implica un ejercicio de cuestionamiento sobre el qué, el cómo y el para qué contribuir desde la ciencia, por lo que el maestro, la maestra y todo actor interdisciplinar del proceso educativo debe asumir que todo emisor esta tan consciente de su acción, que su expresión comunicativa siempre la da a conocer como verdad.

Acción pedagógica que exige el uso las diferentes relaciones siguiendo una lógica de equivalencia al hacerlo, asumiendo que es el receptor quien recibe aceptando como verdadero o falso el contenido de la pauta comunicada y da paso a las dinámicas de producción de conocimiento y al sentido que ésta debe tener en los procesos pedagógicos generados por los actores en ámbitos educativos.

“La expresión comunicativa que trasciende en formación de pensamiento crítico, es respuesta a la creación de capacidades para el aprendizaje permanente, la investigación, la innovación y la creatividad. Se promueve así, mentes activas y científicas, se fortalece el hábito del ejercicio del razonamiento, el pensamiento lógico, la detección de falacias, la curiosidad intelectual por el saber y la resolución  de problemas. Forma capacidades para la duda y el cuestionamiento permanente con base en argumentos y razones fundamentadas científicamente”. (Patiño, 2010).

La comunicación genera información a cuestionar  y exige procesos de inferencia atendiendo la diferencia entre la opinión y el hecho, procesos más complejos en cuanto a la organización y evaluación de la información.

Priestley, (1996), plantea que comparar y constatar consiste en examinar los objetos con la finalidad de reconocer los atributos que los hacen tanto semejantes como diferentes, contrastar es oponer entre si los objetos o compararlos haciendo hincapié en sus diferencias.

En procesos valorativos ante actos educativos desde inferencias, comparaciones contrastaciones se da paso a la habilidad de la formulación de hipótesis planteando posibles hechos o consecuencia sobre casos hipotéticos viables de cuestionar y analizar contextualizando, haciendo uso adecuado de la aceptación interdisciplinar, direccionando el valor agregado de atender y responder a y con la integralidad del conocimiento y por ende de la actividad científica a la cual pertenece el educando y todo actor del ámbito pedagógico.

En la actividad científica cabe distinguir dos aspectos: el descriptivo (escrutinio y descubrimiento de hechos) y el teórico (construcción de hipótesis y teorías).

La construcción teórica predice acontecimientos o resultados experimentales y explica hechos ocurridos. Como el descubrimiento y la descripción de hechos no pueden aislarse conceptualmente de las correspondientes teorías científicas, no se puede ocultar la estrecha correlación entre la descripción de los acontecimientos y la formación de conceptos científicos.

Esto lleva a introducir un nuevo proceder en la enseñanza, a partir de la problematización de la práctica pedagógica, y la generación de espacios de reflexión en donde se aborde la pregunta por la ciencia, las dinámicas de producción de conocimiento y el sentido que ésta debe tener en el ámbito educativo.

El pensamiento crítico es propositivo, razonado, y dirigido hacia un objetivo.

Está  implicado en la solución de problemas, formulación de inferencias, cálculo de probabilidades, y toma de decisiones.

Al pensar críticamente, se evalúa no sólo el resultado de los procesos de pensamiento –que tan buena decisión o resolución de un problema, sino que también implica evaluar el proceso de pensamiento – el razonamiento que lleva a la conclusión o la clase de factores que han llevado a una decisión.

Por tanto, al decir de Halpern,1998, el pensamiento crítico implica evaluación o juicio.

Consecuente con lo anterior, es acertado resaltar que cualquier intento por resolver los problemas del ámbito educativo conlleva una reflexión sobre la relación compleja que se establece entre el saber disciplinar y los procesos educativos, ya que los modos de asumir y entender el conocimiento se vinculan con el quehacer pedagógico re significando el modo de entender el conocimiento frente a eventos interdisciplinares.

El ser humano pertenece a un mundo integrado, al cual responde en el día a día y para el cual debe ser orientado con expresiones comunicativas veraces y que le permitan entender la ciencia siendo miembro de un ambiente natural que le da vida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: