Educar para la alegría

Archive for julio 2016

Dagoberto Ramírez Alarcón, Profesor de Estado, Licenciado en Educación, Magíster en Administración y Gestión. Molina. Chile. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica. 

La Educación es la herramienta principal para lograr que la gran masa humana tenga acceso a una mejor calidad de vida (necesidades básicas) y a una visión volitiva de la trascendencia, por este motivo la solución a los problemas deben enfocarse desde una cosmovisión o concepción sistémica y sistemática, de globalidad y complejidad de los distintos saberes (interdisciplinariedad) con las necesidades reales, las expectativas e intereses de sus actores.

Inmediatamente al ingresar a Pedagogía, la recepción del Jefe de Especialidad fue “…si alguno de ustedes desea ganar dinero y desarrollar un trabajo fácil, ¡váyase de inmediato!, porque la docencia es vocacional, no una alternativa comercial rentable” No obstante, en el desempeño de mis labores he conocido demasiados docentes mercaderes de la educación, por este motivo -evitando pelear inútilmente contra molinos de viento-, he preferido idear un proyecto mixto, vale decir, que realmente sea un medio educativo y cultural; genere empleos sustentables que permitan acceder a una mejor calidad de vida; preserve y cuide el medio ambiente, y a la vez, …permita al docente obtener mayores recursos adicionales.

Para intentar esbozar una respuesta educacional ante una realidad socio económico y cultural específica que permita que ese colectivo tenga acceso a una mejor calidad de vida, es más adecuado realizar una reflexión supradisciplinar y pragmática de las variables y sus interrelaciones, dada la complejidad del tema. Indiscutiblemente para elaborar un marco de reflexión para la interpretación de los fenómenos naturales y la incidencia del hombre en ellos, en lugar de marcos disciplinares parcelados, es necesario conciliar en la praxis la realidad (necesidades tangibles) con el deber ser, punto de partida al planteamiento de alternativas de solución desde una cosmovisión o concepción sistémica y sistemática, de globalidad y complejidad de los distintos saberes (interdisciplinariedad) con las necesidades reales, las expectativas e intereses.

En el sistema de Enseñanza Media chilena la fragmentación del saber en distintas disciplinas que se entregan aisladamente permite que los alumnos salgan a la vida con un mar de conocimientos de una mili micra de profundidad, con lo cual “se justifican” sus fracasos en estudios superiores y/o en la vida laboral, puesto que las maquinarias de un establecimiento T.P. se cambian cada 30 o 40 años, mientras que en las empresas –para ser competitivas-, en promedio se renuevan cada 2 o 3. Como cruel ironía, al docente siempre se le ha catalogado como “máquinas reproductora del saber producido en las universidades”, puesto que el sistema escolar lo presenta como un autómata que reproduce lo planificado, considerándosele incapaz de elaborar algo nuevo, producto de sí mismo.

Desde su entorno físico, el área de influencia de mi liceo es la comuna de Molina en la cual están enclavadas cataratas de gran belleza escénica, ampliamente conocidas a nivel internacional. No obstante, por una parte, los lugareños desde tiempos ancestrales siguen dedicados a la producción agropecuaria realizada a nivel familiar (o de traspatio) que juega un rol preponderante en la solución social inmediata, pero sin pensar ni menos organizarse empresarialmente ante las enormes potencialidades turísticas. Por otra parte, el sistema educacional continúa entregando una rutina genérica, sin dar respuestas reales a necesidades concretas por el logro de una mejor calidad de vida, motivo por el cual la idea es sencilla:  “Fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos” (Objetivos de Desarrollo Sostenible, N° 8), para lo cual es menester “favorecer (en la praxis) la conexión entre la educación y el empleo a través de la E.T.P.”, en la cual los beneficiarios directos de la educación, cultura y empleo serían los alumnos, sus familias, los docentes y residentes; el entorno ecológico en su preservación patrimonial; y los turistas desde el punto de vista recreacional e integral.

El ethôs de esta posible respuesta lo constituye la conexión de los tres ejes del espacio de interacción en la búsqueda del total equilibrio: educación (social) – ecología –economía (turismo sustentable).

El constructo hipotético es afianzar el concepto de turismo transversalmente en la malla del sistema curricular local (comunal), permeando y ascendiendo en complejidad según niveles, desde prebásica a enseñanza media. Bajo ningún punto se trata de reemplazar o de cambiar las actividades curriculares, sino, desarrollarlas en base al turismo en sus distintos e infinitos ámbitos y componentes. Insisto: se trata de unificar los saberes (interdisciplinariedad) actualmente fragmentados, en base a un común denominador tangible y pragmático (turismo).

Desde otro enfoque, implicaría desestructurar el método Taylorista y reencauzar a muchos docentes que creen estar utilizando una metodología constructivista porque incentivan a sus alumnos a “hacer” (pero repitiendo una actividad según instrucciones específicas), cuando en realidad sólo reproducen la metodología conductista. Se trata de redimensionar la enseñanza y el trabajo docente en inocular paulatinamente en la mente del alumno ideas que conduzcan a la reflexión y a la generación de respuestas globales teóricas y prácticas, es decir, permear el turismo en los alumnos e inducirlos a relacionar los saberes de forma lógica en su estudio desde diferentes ciencias, porque la misión de la escuela/liceo es formar para que los estudiantes puedan comunicarse, trabajar y participar como ciudadanos, no como pasivos robots, repetidores de conocimientos que no perduran necesariamente en el tiempo.

Este proyecto consiste en difundir “El Radal 7 Tazas(*)” en Chile y en el mundo, amalgamando el enfoque educativo interdisciplinario a una identidad turístico-económica (centro de recursos mediante la otorgación de servicios integrales) bajo los parámetros de educación (enseñanza interdisciplinaria)—emprendimiento—empleabilidad—creación de nuevas fuentes (nichos) laborales, conformando Pymes de microempresariados familiares y su consecuente generación de innumerables empleos permanentes, es decir, llevando a la praxis las Metas 2021, cuyos frutos inmediatos permitirían preservar y cuidar el entorno, atender como corresponde a los turistas y difundir la cultura autóctona del país y de la zona, siendo uno de los “subproductos” la elaboración de un Centro de Estudios local y la potenciación de su actual mini Museo, a la vez que se erradicarìa gran parte de la pobreza, aumentando la calidad de vida, salud, empleabilidad y el status sociocultural y económico.

Desde el punto de vista práctico, y enfocándome en la Enseñanza Media, la idea es un proyecto educativo centrando el desarrollo de la malla curricular secuenciando niveles, contenidos y módulos en un polo de desarrollo (turismo) real (que permite la obtención de grandes recursos desde el gobierno central), conformando a la vez un centro de recursos asociado a la vida del trabajo, para lo cual la Enseñanza Básica y los dos primeros años de formación general son el capital intelectual de base que permitirán al alumno diversas opciones de continuación en 3ª y 4ª, sea en la modalidad H.C. para continuación en carreras universitarias de servicios, o en la modalidad T.P., que les permite en ingreso inmediato en la vida profesional, base de este proyecto, o su especialización universitaria en estas especialidades.

En este proyecto ejecutado en base al polo de desarrollo local (Turismo), la base está estructurada por los niveles de enseñanza de básica a 2do. Año de E. Media. En lo específico, a partir de 3ro. de E.M.T.P. las especialidades que se otorgan en la comuna se dividen en primarias (Turismo, Ventas) y secundarias: logísticas (Hotelería; Técnicos en Tercera Edad, Mecánica Automotriz, etc.) y complementarias (Administración; Dibujo Técnico, etc.)

 

 

 

 

15 de abril de 2016

Blanca Ruby Orozco Mera. Santiago de Cali, Colombia. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para La Cultura Científica
Los proyectos convocan al trabajo en colectividad con responsabilidades individuales y en el ambiente escolar el estudiante espera encontrarle sentido a su formación interdisciplinar, presente desde el desarrollo de competencias de integralidad profesional del docente ante la contextualización de la ciencia.

Desde los años noventa se relaciona la educación a la formación competente para el trabajo y desarrollo social en general, visualizando que el desarrollo valorativo del trabajo responde a competencias ante situaciones problemas que se presentan socioeconómicamente, y para brindar atención requerida se analiza el procesos en el ámbito educativo, encontrando la necesidad del cambio en este, cambio en busca de impartir orientación al estudiante, quien es un ser humano dispuesto a la inserción en ambientes de las prácticas sociales y laborales, donde le exigen utilidad y eficacia para obtener resultados concretos.

La proyección al vinculo laboral hace situar la reorientación de estrategias de trabajo en los procesos educativos en busca de obtener resultados en la comprensión del estudiante, pero relacionada con los desempeños de comprensión cuando actué laboralmente ante una sociedad. Sociedad a la cual pertenece, le brinda comunicación y espera respuesta de compartir con disposición, relacionando siempre cognitividad, afectividad y respuesta psicomotoras, demostrando niveles de desempeños flexibles, eficaces y con sentido en actividades en contexto.

Lo anterior determina la reorientación del proceso educativo aplicando estrategias que conlleven a la valoración por niveles de desarrollo de competencias sin perder la relación contextualizada al ámbito socio-económico-político y cultural donde se sumerge el estudiante, así que una de ellas es la formación por proyectos por la misma relación que esta permite, desde la interdisciplinariedad, orientar y/o valorar la participación del estudiante individual y colectivamente.

La formación por proyectos apoyada con los docentes trabajando en colectividad atendiendo la interdisciplinariedad de la ciencia y los desarrollos tecnológicos especialmente de las TIC, le brinda al estudiante el espacio de indagación, confrontación, valoración de procesos, revisiones y correcciones en la inmediatez, desarrollo de prototipos y búsqueda individual y colectiva de soluciones a problemas, al igual que le está invitando o sumergiendo en procesos investigativos que pueden generar innovación y desarrollo social. Esta estrategia se complementa cuando el trabajo de comunidad educativa se articula con instituciones y entes socio-políticos de la región en busca de la complementación para el desarrollo de competencias laborales respondiendo a la formación integral sin descuidar hasta parámetros y acuerdos internacionales.

Además de la interdisciplinariedad, los procesos educativos exigen las relaciones transversales en su desarrollo y la estrategia de formación por proyectos es una buena decisión cuando el docente con su comunidad educativa responden con compromiso y entran a ser competentes en propuestas didácticas como: solución de problemas, estudio de casos reales o simulados, elaboración de proyectos y otros que faciliten la proyección de los fines educativos a la valoración de desempeños requeridos en el contexto local y global del estudiante que se visiona como ser humano con responsabilidad social ante toda interacción externa.

Los proyectos en su proceso de acción desarrollan la interdisciplinariedad debido a la interacción externa de ellos mismos, por la búsqueda de la funcionalidad como lo dice Lenoir (2001) cuando identifica la interdisciplinariedad como perspectiva instrumental en la búsqueda de respuestas operacionales a problemáticas reconocidas socialmente para los cuales se espera atender la utilidad del saber operacional que permite demostrar competitividad funcional en su medio socio-cultural-económico político.

Palabras clave:

 

 

 

Llegar al alumno de manera sensible, con emoción  reorienta  hacia una mejor educación que respete la naturaleza del ser humano y propicie un desarrollo natural con todo su potencial.

Los docentes partimos de la emoción de nuestra vocación.

Las emociones son básicas para expresar lo mejor del ser humano, impulsan  al alumno a crecer.

La educación en el aula es un proceso formativo, no sólo informativo. Educar significa guiar a los niños a desarrollar sus capacidades, para resolver los problemas que se les presente.

Educar significa formar seres humanos por medio de valores que les permitan engrandecer su propia vida y la de los demás. Es ahí donde intervienen las emociones de cada uno. Los docentes son el medio para que la práctica  de aula transforme los espacios del saber y los alumnos sean los protagonistas del proceso.

La experiencia emocional tiene profundas interacciones en los aspectos de aprendizaje de todos los seres humanos. Cuando se asocia a algo fuertemente sorprendente se crean anclajes para toda la vida.

La calidad del medio ambiente y el tipo de experiencias que los niños vivan puede ayudar a que los aprendizajes sean  más significativos y dejen huella en la relación con los aprendizajes”

Las emociones son importantes para el proceso de enseñanza-aprendizaje, para mantener una conducta motivada en los estudiantes.

Los aprendizajes tienen que ser resultado de una interacción que se de primero en el docente y que luego la pueda transmitir al alumno, buscando el factor sorprendente lleno de emociones positivas que garanticen el efecto deseado.

Las emociones en un ambiente de aula permiten mantener la comunicación entre los actores involucrados en la educación, transmitir información acerca de los estados de ánimo de cada persona.

Hay que comprender la importancia que tiene el docente en crear y lograr ambientes emocionales positivos para los alumnos.

Goleman (1995) “Las emociones son impulsos arraigados que llevan a la acción, es decir, son impulsos para actuar. Al mismo tiempo que las considera como guías sabias concebidas como una predisposición de enfrentar la vida en las situaciones cotidianas, es decir son adaptativas y a su vez se dan en un espacio social”.

 

http://formacionib.ning.com/video/michio-kaku-los-ninos-nacen-siendo-cientificos-pero-son-aplastado?xg_source=activity

En esta entrevista el físico teórico Michio Kaku, es enfrentado al problema de la falta de interés de los niños por la ciencia y las matemáticas, problema al que responde recordando una pregunta que su hija le hizo hace algunos años, la cual lo hizo cuestionar el objetivo de la educación contemporánea..

Según Kaku, todos los niños nacen siendo científicos en potencia, hasta que la sociedad y la educación formal aplastan su curiosidad

Michio Kaku: Los niños nacen siendo científicos pero son aplastados por la sociedad y la educación

https://www.facebook.com/groups/CulturaCientificaIB/

Si superamos ser humildes  aprenderíamos mas de una cosa de los niños. Hasta los siete años traen recuerdos y saben lo que quieren y tienen el cerebro listo para aprender sobre lo de su entorno y mas. Son creativos, innovadores y alegres. Luego, comienza  la sociedad  y la educación a encorsetarlos.

Las escuelas y universidades no valoran la creatividad d los niños, los sistematizan y estandarizan y apagan su pasion o lo guardan. Es necesario identificar estos talentos y potencializarlos.

Los maestros no trabajan con libertad de cátedra, desarrollan un plan de estudios impuesto por el administrador de la educación para quienes trabajan, puede ser estatal o privado. Toda técnica, método, contenido educativo, fines y principios son tutelados por un administrador. Por lo tanto, el maestro es instrumento, ejecutor de las líneas de política educativa

Lo malo es que la sociedad espera algo que no ha pedido lograr, que no ha concertado.

Nacemos con una curiosidad innata por conocer todo aquello que nos rodea, esa es nuestra inquietud en nuestros años iniciales, pero esta curiosidad se va adormeciendo, se va perdiendo. Influyen diversos factores: la familia, la sociedad y la educación como  aplastan esa curiosidad  cuando las distorsionan, desmotivan los deseos de aprender y conocer. La memorización resulta muchas veces traumática y decepcionante. Inhibe y bloquea nuestra capacidad de raciocinio.

Parece que un inexplicable engranaje nos condenara a aplastar lo libre y lo genuino… y encima legitimado con  el epígrafe de Educación… o de  creatividad?

Las fornas disciplinarias, los currículos y el modelo de Educación de las instituciones hace que se  unas rutinas y se pierda el misterio de la vida que nos hace motivarnos para explorar ,para saber que no todo esta hecho que hay que investigar y no memorizar o consultar sin cuestionarnos.

 

25 de abril de 2016

Abg. Antonio Xavier Vergara López, PhD. Ecuador
IBERCIENCIA. Comunidad de educadores para la Cultura Científica
La presente nota trata sobre la importancia de los procesos investigativos aplicados interdisciplinariamente en los ámbitos de la política educativa y los estudios sociales y culturales en torno a la lateralidad izquierda y su percepción en los docentes.

La política educativa en el Ecuador estuvo impactada con el compromiso que adquirió el Estado para cambiar la baja calidad educativa, la poca pertinencia del currículo y el acceso limitado de la educación por la falta de equidad.

El plan decenal 2006-2015 intentó cimentar estos objetivos estratégicos en los siguientes marcos cognitivos: curricular, talento humano, financiero y de gestión, marco legal, marco de rendición de cuentas.

En la matriz productiva postulada en el Plan Nacional del Buen Vivir aplicado en la República del Ecuador se plantea como meta, entre otras, el fomento del talento humano en Ciencia y Tecnología para la producción de conocimiento en áreas prioritarias a nivel país, generando con ello una transformación y cambio en la matriz productiva.

Es por ello y en este sentido que hemos realizado una investigación interdisciplinaria sobre la lateralidad izquierda estudiantil, pretendiendo contribuir a la detección desde temprana edad a los niños y niñas capaces de desarrollar habilidades en determinadas disciplinas vinculadas a las ciencias exactas y humanidades permitiendo con esto orientar vocaciones para el mejoramiento del talento humano en áreas de fortalecimiento para la ciencia y tecnología.

En la actualidad, gracias a diferentes estudios con elevado rigor académico sobre esta temática se conoce a ciencia cierta que un gen es el responsable de la preferencia y habilidad para usar una u otra mano, y que aquella vetusta concepción de “lo siniestro” fue superada.

Respecto a esto, los investigadores han ido más allá al precisar que las personas que usan la mano izquierda han demostrado habilidades en diferentes áreas de la ciencia y de las artes, quedando esto comprobado por la cantidad de científicos, políticos y artistas que son “diestros” con la mano izquierda.

Desde el aspecto porcentual a nivel mundial el 10 % de la población es zurda, al respecto existe una teoría que plantea como hipótesis que la mayoría de las personas tiene un gen dominante que los hace diestros.

Esta investigación ha involucrado alrededor de 40 científicos de 20 centros de estudios diferentes en todo el mundo, revelando la existencia de un gen llamado LRRTM1; siendo este el primer gen descubierto que tiene efecto sobre la lateralidad.

Aunque se conoce poco sobre el LRRTM1, en tanto el equipo de Oxford sospecha que modifica el desarrollo de la asimetría en el cerebro humano.

Se trató de explicar este fenómeno sobre todo a finales del siglo XIX, cuando el historiador escocés Thomas Carlyle, propuso una teoría un tanto extravagante, pero que trató de explicar por qué el número de diestros es tan superior al de los zurdos. Aseverando que como el corazón está en el lado izquierdo desde tiempos inmemorables los escudos tendrían que estar en la misma para de este modo protegerlo, en este sentido cualquier arma debía ser sostenida en la derecha, la que se convirtió con el tiempo en la mano dominante.

Marian Annett plantea que la dirección de la lateralidad (el ser zurdo o diestro) pudiera ser de origen genético; mientras que el grado (medida de la lateralidad izquierda o destreza) pudiera no serlo. En esta situación entrarían los factores sociales, desde la simple imitación hasta una obligación represiva.

La investigación científica de las lateralizaciones funcionales del cerebro comenzaron hace ya más de un siglo cuando Pierre Paul Broca en Francia, y luego Carl Wernicke en Alemania descubrieron los asientos neuronales de la expresión y de la comprensión del lenguaje hablado en el lado izquierdo del cerebro en individuos diestros, por lo que la capacidad manual es la asimetría funcional cerebral más conocida y de ella ya hablaba Hipócrates hace dos mil quinientos años atrás.

Se pudo apreciar entre los 20 docentes encuestados y objeto del presente estudio una alta percepción positiva sobre la lateralidad izquierda y su relación con el desarrollo educativo del sector estudiado: la provincia de Santa Elena, Ecuador.

En cambio, el grupo de profesionales estudiados consideró en sus tendencias al responder que no encuentran una vinculación entre vocaciones científico-artísticas y zurdera lo que demuestra a nivel perceptil que todavía no se relaciona estos aspectos con tendencias deseables para el fomento de vocaciones vinculadas en estos campos de estudio.

A nivel mundial, países como Inglaterra y Gales ya están encontrando en niños zurdos desde temprana edad orientaciones vocacionales con las ciencias exactas, las humanidades y las artes musicales.

Todavía en el Ecuador, en palabras de Mc Manus, uno de los científicos más renombrados estudiosos de la lateralidad izquierda, “los zurdos continúan siendo la última minoría desatendida”.

Palabras clave:

 

7 de abril de 2016

Juan Carlos Gómez. Licenciado en Lingüística y Literatura. Mg. en Educación y Comunicación. Bogotá-Colombia
IBERCIENCIA: Comunidad de Educadores para la Cultura Científica
El presente artículo examina el concepto de competencia en el marco de la pedagogía por proyectos como propuesta educativa para la construcción de conocimiento interdisciplinar. Se contextualiza la aparición histórica del concepto competencia y la manera como se articula a la comunicación y al aprendizaje disciplinar desde una mirada integrada.

Competencias y pedagogía por proyectos

Hablar acerca de un discurso pedagógico, desde el enfoque de las relaciones entre maestro y educando, implica analizar la jerarquización de ese discurso en el aula de clases. Por lo general, es el maestro el que mantiene un control sobre las relaciones discursivo-pedagógicas en el aula, pero ¿en qué medida los educandos son competentes en el manejo de ese mismo discurso pedagógico?

Las razones para hacer una reflexión bajo los presupuestos de la pedagogía por proyectos, por un lado, es abordar el concepto mencionado de competencia y por otro, reconocer el papel de la educación y la pedagogía como ejes centrales en la construcción social y cultural. Esto es, reconocer el papel de la pedagogía por proyectos en el marco del constructivismo.

Para comenzar, se realizará una mirada sobre el concepto de competencia como uno de los soportes claves sobre los cuales se trabaja la pedagogía por proyectos. La referencia inicial sin lugar a dudas es Noam Chomsky quien introduce el concepto de competencia lingüística dentro del ámbito del lenguaje definiéndola como “ese conocimiento, de carácter formal y abstracto con que cuenta un individuo (usuario) de su propia lengua” (Torrado, 1996). No obstante, aun cuando esta nueva categoría de “competencia” comenzó a tener eco en distintas disciplinas (lingüística, pedagogía, sociolingüística, ciencias de la comunicación, entre otras), los modelos mentecentristas no mostraron interés por comprender la importancia que tiene y qué se hace realmente con las competencias. En tal sentido se asumió la competencia como un conocimiento actuado y se desconoció la importancia que tiene en ella la integración de componentes teóricos, procedimentales y actitudinales (Díaz Barriga y Rigo, 2000). Asimismo, se desconoció la referencia que tienen las competencias hacia procesos de orden cognitivo, social o afectivo, a fin de alcanzar determinados propósitos en un contexto determinado.

Examinado este último concepto de contexto, dentro de la competencia, Vygotsky Afirmaría que “el desarrollo del niño depende del uso que hace de, por decirlo así, la caja de herramientas de la cultura para expresar sus facultades mentales en situaciones particulares (Bruner y Haste, 1990). Esa caja de herramientas, hace referencia precisamente a lo que hacen los sujetos con el conocimiento y qué tan competentes son en situaciones cotidianas. De otro lado, Dell Hymes introduce la idea de “competencia comunicativa” para reconocer la importancia del papel que tienen los elementos de la selección comunicativa en nuestra actuación lingüística. “Uso del lenguaje en actos de comunicación particulares, concretos y social o históricamente situados” (Hymes, 1972). De esta forma se configuró paulatinamente la noción de competencia que trascendería en la pedagogía por proyectos, primero como una capacidad de realización, situada en el contexto en el que se desenvuelve el sujeto, hasta “un saber-hacer complejo, un sistema interiorizado de numerosos aprendizajes que representan una realización final, concreta, situada en el tiempo y en el espacio” (Touchon, 1994, en Pinilla y Rodríguez, 2001)

De aquí en adelante surgen diversas competencias trabajadas en el ámbito de la escuela de las cuales hay que dar cuenta y prioridad según sea el caso del educando. Competencias argumentativas, propositivas, textuales, poéticas, enciclopédicas, cognitivas, pasando por las métricas y las simbólicas, hasta la de producción narrativa, la de gestión de emociones, de diseño de conversaciones, declarativa o aún la inferencial. ¿De dónde salen tantas competencias? Si bien se podría profundizar en explicaciones respecto de cada una de ellas, lo cierto es que toda concepción pedagógica sólo puede justificar su gestión de competencias sí y sólo sí acepta que ser competente en la escuela más que poseer conocimientos bancarios, es saber utilizarlos adecuada y flexiblemente en diversas situaciones.

Es así, como el término competencia se convierte en un eje articulador para los procesos interdisciplinarios por cuanto el sujeto tiene la capacidad de hacer acopio de saberes no vistos desde una perspectiva única sino desde la convergencia de múltiples miradas disciplinares en un contexto específico. Para ello, la acción mediada y dialógica de la lengua dentro de la comunicación, posibilita la unidad intrasubjetiva e intersubjetiva de sujetos que ponen en interacción todas sus experiencias: cognitivas, motrices, emociones y sociales hacia el entendimiento, comprensión y crítica de la vida. Se entrelazan así, las competencias, la comunicación y el contexto ya que “la construcción de la significación a través de los múltiples códigos y formas de significar (…) se da en procesos complejos históricos, sociales y culturales en los cuales se constituyen los sujetos en y desde el lenguaje (MEN, 1998; 48).

Teniendo en cuenta el papel fundamental de la comunicación en el escenario escolar y el trabajo educativo en el marco de las competencias, se construye un puente hacia la pedagogía por proyectos asumiéndola como un campo interdisciplinario en el que diversas disciplinas convergen hacia la comprensión del fenómeno de la educación y aún de la vida misma. Según Vassileff (1999), “la pedagogía por proyectos busca transformar toda realización de formación personal en aprendizaje social”. Para ello, se construye conocimiento desde donde no se ha construido: desde la realidad misma de los educandos, de los seres humanos partícipes del proceso educativo. Se articula así, el lenguaje en el aprendizaje significativo del educando y de esta forma se privilegia hoy en el aula de clase la actuación en situaciones comunicativas concretas y la acción misma de los saberes. Esta mirada de la pedagogía por proyectos busca eliminar la fragmentación de saberes propuestos en los currículos escolares para darle paso a la integración de conocimientos en relación con un aspecto de interés para los (as) estudiantes.

Finalmente habría que decir que el papel de los currículos integrados previstos por la UNESCO (D’Hainaul, 1986) son de suma importancia para que los docentes promuevan la integración del conocimiento y, por el contrario, derriben la dispersión disciplinar que en suma no ayuda a que los (as) estudiantes construyan los saberes y las competencias necesarias para afrontar los retos del siglo XXI en el marco de su complejidad.

 

28 de abril de 2016

Yannet Valencia Chacón, Lima- Perú. IBERCIENCIA. Colegio Peruano Chino “Juan XXIII” Comunidad de Educadores para la Cultura Científica. 
Las Ferias de Ciencias son excelentes espacios de educación no formal, presentada como una exhibición científica realizada con la inquietud de crear un encuentro entre la comunidad educativa y los proyectos generados en los diversos grados y áreas académicas, cuyos objetivos específicos responden a la necesidad de difundir la cultura científica y la investigación mediante un evento festivo, comunicando los proyectos escolares que se producen en la escuela.

Dar una orientación y dirección general al proceso de las Ferias Escolares requiere de un tema integrador que permita unificar criterios, experiencias y diferencias entre los grados y áreas académicas. Para esto, es necesario que el tema escogido cumpla al menos con dos condiciones básicas, ser un tema flexible y pertinente. Así, la flexibilidad del tema es entendida como la capacidad de éste para ajustarse a las dinámicas de la Escuela y su currículo, que sea un tema de interés actual que permita la discusión sobre el discurso científico y que sea lo suficientemente amplio para que docentes de todas las áreas participen y generen un trabajo interdisciplinar, y con un nuevo enfoque que permita la relación entre la Ciencia y la Sociedad. Pero, por otro lado se considera la pertinente, es decir, que apunte a identificar y explorar problemáticas locales que conduzcan a un aprendizaje contextualizado que potencie y promueva la construcción de sentido y significado hacia el conocimiento, en especial articulando las ciencias naturales con los fenómenos sociales.

En el 2015, se desarrolló La Feria de Ciencias – Matemática “Cambio Climático” en la escuela, que se constituyó en un evento interdisciplinario el cual buscó factores de unidad entre diversos saberes, en un intercambio recíproco de resultados científicos en el desarrollo de la Ciencia y la Matemática. De esta manera la comunidad educativa apreció diversos trabajos de investigación desarrollados por nuestros alumnos alrededor de 900 en los niveles de primaria y secundaria entre ambas áreas.

Como tema generador tuvimos, “el cambio climático” que se entiende como un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana y que altera la composición de la atmósfera mundial trayendo la variabilidad natural del clima observada durante períodos comparables.

De esta manera la comunidad educativa tuvo la oportunidad de apreciar diversos trabajos de investigación desarrollados por nuestros alumnos en los niveles de primaria y secundaria, teniendo en cuenta diversos temas de actualidad e interés vinculados al cambio climático, planteándose en ellos, la problemática que encierran, las posibles soluciones, los efectos colaterales, o en algunos casos resaltar la relevancia de algún recurso de aprendizaje significativo.

Se tuvo en cuenta diversos temas de actualidad de interés vinculados al “Cambio climático”, planteándose en ellos, la problemática que encierran, las posibles soluciones y los efectos colaterales aunando esfuerzos, en ambas áreas, para el desarrollo de las capacidades propias de la investigación científica.

Un aspecto importante lo constituyó el desarrollo de la feria por etapas, abarcado los tres primeros bimestres, evidenciando un trabajo sistemático y recogiendo los productos de aprendizajes de nuestros alumnos en cada bimestre respectivamente: “Grupos que investigan”, “Grupos que producen” y “Grupos que comunican”.

Para la evaluación se asumió una matriz con criterios comunes a ambas áreas que respondieran a las competencias y capacidades propuestas como son:

En ciencias:

  • Competencia: Indaga, mediante métodos científicos, situaciones que pueden ser investigadas por la ciencia.
  • Capacidad de área: Indagación y Experimentación
  • Capacidad específica: Investiga las alteraciones y desequilibrios medioambientales entre el hombre y la naturaleza, y sus consecuencias proponiendo medidas para mitigar los efectos del cambio climático.

En matemática:

  • Competencia: Actúa y piensa matemáticamente en situaciones de regularidad, equivalencia, cambio, forma y gestión de datos.
  • Capacidades de área: Comunicación Matemática
  • Capacidad específica: Representa, explica y argumenta la aplicación de conceptos y propiedades matemáticas en situaciones de contexto real.

 

Es muy difícil entender los avances de la ciencia sin considerar el contexto en que se desarrollan y en el que la cultura científica no se puede reducir a la transmisión de conceptos acabados y aislados de su relevancia para la sociedad y el medio ambiente, sino por el contrario son necesarios para asegurar la realización plena y la calidad de vida de las personas.

La inserción de la concepción amplia de “Cultura Científica”, desde la investigación como la implantación de la ciencia en la cultura general, responde al por qué y para qué de los hechos científicos y su relevancia en el mundo actual

Palabras clave: