Educar para la alegría

Archive for junio 2016

Fuente: Revista Tateti

Lic.en Nutrición Elianne Weisz

 

Preparar en casa las viandas para llevar a la escuela, es una tarea que da trabajo y se complica en el correr del año.

Preparar la vianda conjuga el compromiso de integrar alimentos saludables, nutritivos, variados, atractivos,  a la vez que sean del gusto del niño para asegurar que efectivamente los ingiera.

Van algunos consejos tomados de trabajos de especialistas.

Tener en cuenta:

  • Hacer un buen lavado de manos antes de prepararla.
  • El tamaño del recipiente.
  • La cantidad de comida que va a contener.
  • Debe cerrar bien para evitar que se derrame del contenido.
  • Higiene.
  • Transportar en bolso térmico o conservadoras adecuadas, para evitar que la comida permanezca a la temperatura de proliferación microbiana.
  • Asegurar una alimentación balanceada- planificar almuerzo y cena.
  • No cortar la línea de frío. Preparar la vianda la noche anterior y mantenerla refrigerada hasta la mañana siguiente cuando se colocará en el recipiente correspondiente.
  • Pensar menúes atractivos para asegurar que lo coman
  • Cuidar la presentación de la preparación
  • Considerar los distintos grupos de alimentos: lácteos, carnes, vegetales, frutas, cereales, etc. para que la oferta sea completa desde el punto de vista nutricional.
  • La bebida debe ser agua mineral. ( En nuestro colegio se sirve exclusivamente agua mineral con o sin gas)
  • Incluir siempre alguna fruta de estación.

 

 

 

Anuncios

Hemos elaborado esta lista de sugerencias para jugar. Esperamos que sean de utilidad.

En la cocina   

*Hacer amasados, galletitas, scones, etc.

*Cernir

*Hacer puré con tenedor o puretera.

*Hacer jugo con exprimidor

*Usar moldes para cortar la masa.

*Quitar la cáscara de algunas frutas

*Quitar la cáscara de huevos

*Lavar verduras y frutas

*Doblar repasadores

*Ordenar cubiertos en cajones

*Lavar servilletas de tela

*Lavar cubiertos descartables y recipientes de plástico

*Doblar bolsas de nylon

*Tender la mesa

*Juntar las migas de mesa o mantel con palita y cepillo

*Secar cubiertos y platos de pequeño tamaño.

*Trasvasar líquidos de una botella a otra con embudos finos.

*Transportar objetos con bandejas.

Cuando lavamos ropa  

*Colgar la ropa usando  palillos.

*Lavar ropa o prendas pequeñas con la mano, torcer y escurrir.

* Usar jabón en barra.

*Guardar los palillos de la ropa poniéndolos en el borde alrededor de    una  cartulina o

cartón.

*Doblar y guardar sus pertenencias

*Doblar las medias y guardarlas como “una pelota”

*Sacar con la mano las pelotitas de lana que se forman en

las prendas que usa

 Manualidades.

*Decorar cajas que ya no se usan-de todos los tamaños.

*Bordar en tela de arpillera

*Coser “dobladillos” en restos de tela

*Sacar con una aguja las hebras de hilo de una tela, tramado cada

vez más pequeño.

*Hacer pompones.

*Hacer pelotitas de papel con restos de papel diario, revista, regalo, etc.

*Ponerlas adentro de botellas hasta llenar.

*Hacer trenzas con lanas, hilos.

*Trenzas con bandas de papel.

*Hacer ovillos de lana.

*Bordar en punto cruz.

*Hacer collares y pulseras enhebrando cuentas, fideos, papeles, etc.

*Usar tijeras

 Estas propuestas hacen que el niño se sienta muy importante colaborando con las tareas de los “grandes”, disfruta “haciendo”. Al mismo tiempo, permite a los padres, compartir con sus hijos un tiempo que vale la pena disfrutar.

 

Publicado por RedesIB el 16 de Abril de 2016 a las 8:07am

Lic. Pablo Sibaja Mojica. Puntarenas, Costa Rica. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.

Las metas educativas hacia el 2021 proponen la incorporación del uso de la tecnología en busca del mejoramiento de la calidad de la educación y el currículo escolar; por lo que se vuelve necesario la innovación dentro del currículo en el uso de herramientas y metodologías, cotidianas y llamativas, para las poblaciones de estudiantes actuales.

En una reunión de docentes debatíamos el nuevo reglamento para la institución educativa en la cual trabajo, sobre el uso de los teléfonos móviles celulares dentro de la clase; lo cual  nos permitió saber que esta  herramienta tecnológica se había vuelto útil, para los  profesionales  hacen  uso de los teléfonos móviles durante sus clases

* Como una calculadora en clase de  Matemáticas.

* Como traductor  cuando necesitan el significado de una palabra que no conocen.

* Pueden  fotografiarse a ellos y a la comunidad educativa utilizando frases en contra o a favor de las noticias actuales del país y subirlas a sus “facebooks” para fomentar el diálogo de estos temas con sus redes virtuales de amigos; dijo la docente de Educación Cívica.

* Toman fotos a los mapas que vemos en Geografía, con  la profesora de Estudios Sociales.

* Revisar “wikis” sobre conceptos de biología o los elementos de la tabla periódica por medio del Internet que tienen en el celular; añadió el docente de biología.

Por otra parte es sabido que los móviles, constituyen un distractor importante de manera individual y grupal dentro de los salones de clases, por la cantidad de aplicaciones y usos en red de interacción e inmediatez, que pueden facilitar al estudiantado; pero se estaba comprobando que al ser utilizados bajo indicaciones de las personas profesionales docentes y en usos constructivos para el aprendizaje, podían ser de gran ayuda; lo cual, al negar por completo sus usos dentro de las aulas, cortaban las posibilidades innovadoras de los docentes en la implementación de una herramienta tecnológica como pueden ser los teléfonos celulares, dentro del currículo y la visión del estudiantado de usar los móviles como una herramienta educativa que además consideran como su mejor amigo.

Los teléfonos móviles son en la actualidad, pequeños computadores portátiles con casi las mismas cualidades y posibilidades que algunos computadores nos ofrecen; o más y mejores en algunos casos de computadores que vemos en los centros educativos ya obsoletos.

Algunos padres y madres de familia o encargados, prefieren dotar a sus hijos de tecnologías móviles de última generación, que de libros; debemos enseñar que la tecnología debe ser un aliado para la educación y no el enemigo al que se debe hacer frente. El celular se ha vuelto para algunos padres de familia, un útil más dentro de la mochila de sus hijos que deben llevar a los salones de clases , aparatos tecnológicos de rastreo inmediato y comunicación ante posibles accidentes, emergencias y desastres naturales que temen puedan suceder a sus hijos mientras están en la escuela o el colegio; por tanto.

Situaciones de esta índole impiden la prohibición del uso de móviles dentro de las instituciones educativas y deben promover la apreciación docente de dichos aparatos, como herramientas para el uso didáctico de mayor acceso, interés y alcance en la población estudiantil con la que trabajan.

Enseñemos a las nuevas poblaciones que aprendan a sacar el móvil en las aulas para usos didácticos útiles y de aprovechamiento pedagógico, a que sean sus mejores amigos, con planeamientos actualizados que incluyan estrategias de investigación y actualización en línea, diversión, inclusión, entre otras posibilidades que los docentes con vocación podemos vislumbrar.

Esas pequeñas computadoras que acompañan a nuestros estudiantes a diario como sus mejores amigos y pueden constituir la mejor herramienta de estudio y trabajo, si les enseñamos desde los salones de clases a volverse aliados de sus móviles y nos sus juguetes para travesuras.

 

De la postura de Piaget se pueden retomar aspectos importantes que influyen en el desarrollo del currículum y la planeación de la práctica docente: 

  • Considerar al alumno como un ser individual, único e irrepetible, con sus propias e intransferibles características personales.
  • Al mismo tiempo, considerar la existencia de caracteres generales comunes a un grupo de edad capaces de explicar la mayoría de las manifestaciones relevantes en este período, anticipando posibilidades y marcando imposibilidades; estableciendo posibles contenidos educativos e inclusive metodologías apropiadas.
  • El individuo interactúa con el ambiente. Los seres humanos son producto de su construcción genética y de los elementos ambientales.
  • Los alumnos darán diferentes explicaciones de la realidad dependiendo del período de desarrollo cognitivo en el que se encuentren.
  • El desarrollo cognitivo se facilita si se proveen actividades y situaciones que involucren a los alumnos y requieran adaptación (por medio de la asimilación y la acomodación).
  • Los materiales y las actividades de aprendizaje deben estar apropiados para la edad del niño, tomando en cuenta su capacidad de operaciones mentales o motrices, evitando así pedirles a los alumnos que lleven a cabo tareas que van más allá de su desarrollo cognitivo.
  • Utilizar métodos de enseñanza que involucren activamente a los estudiantes y les presenten retos.

http://www.cca.org.mx/profesores/cursos/cep21/modulo_2/Jean_Piaget.htm

 

 

por Nico Melgarejo Sabelle  viernes 10 abril 2015

La Profesora Rita F. Pierson pasó su vida entera dentro de una sala de clases, primero como estudiante y luego como educadora siguiendo el paso de sus padres y abuelos. Fallecida el 2013 nos deja un legado imborrable y una tarea por cumplir.

Todos necesitamos una persona que nos motive, es muy probable que nuestra decisión de ser educadores se base en una conexión especial con un maestro/a. En este sentido, Rita afirma que “los niños no aprenden de las personas que no les gustan.” Ellos necesitan alguien a quien admirar, por  lo que deberíamos preguntarnos frecuentemente, ¿cómo elevo la autoestima de un estudiante en conjunto con su rendimiento académico? Intenta primero entender antes de pretender ser entendido.

El primer consejo que recibí de otro profesor fue “No te involucres con estos estudiantes, son un caso perdido”. Por el contrario, esta charla TED nos invita a reflexionar acerca de nuestras prácticas pedagógicas, en particular sobre la importancia de generar conexiones humanas con los estudiantes.

 

http://www.apoyodocente.com/blog/3/todo-nino-necesita-de-un-heroe

 

Somos educadores, nacimos para marcar la diferencia.

No es sorpresa en ninguna familia, hoy, recibir una invitación para asistir a una reunión de padres.

Esta invitación es recibida con diferentes valores según la experiencia anterior de la familia. “Otra vez lo mismo” ” Por qué no lo mandan por escrito” “A esa hora estoy trabajando” “No voy nada” ” Qué bueno! tenemos reunión de padres!” son entre otros, comentarios que la investigación da cuenta a través de sus registros.

En general, los padres dicen saber qué se les va a decir antes de ir a la reunión, este indicador, señala que los contenidos de las reuniones de padres, en general, son los mismos. La escuela tiene la palabra y los temas más frecuentes son: lo que vamos a hacer, lo que hicimos, qué esperamos de los padres, qué esperamos de los hijos.

Es entonces que encontramos aquí, una oportunidad de generar espacios de acuerdos, de conocer los intereses, de llamar la atención, de asombrar con recursos que sean novedosos y que convoquen al interés. Innovar! Es necesario Innovar para que el interés de participar, de asistir, esté vivo en las familias.

Cómo hacerlo? Planificando el trabajo con padres- Elaborar una consulta que refiera a los días y horas que más les convienen para poder asistir a la escuela, consultarlos de qué forma les gustaría participar, cuáles son sus intereses, sus preocupaciones, si saben cómo ayudar a sus hijos en la tarea escolar, en fin, poner el foco en ellos y no en nosotros, considerarlos como fuente rica de información sobre nuestros alumnos, trabajar para tener aliados y no enemigos, negociar con ellos para que aprendan a negociar con nosotros y poner los límites claros en el qué, cómo, cuándo y para qué trabajar juntos.

Si el docente asume la importancia del trabajo con padres y su incidencia en los aprendizajes, estará dispuesto a incorporar estrategias de calidad como: planificación, ejecución y evaluación conjuntas. Potenciará los efectos del trabajo y será un mediador positivo entre la Escuela y la Sociedad.

Si nos ponemos de acuerdo en que es posible, cada uno, desde sus diferentes lugares, dará el primer paso para el cambio, y lo que es más, será referente del cambio para mejorar los niveles de aprendizaje de los alumnos.

 

Fuente: César Vicente Benavides Torres. Casa de la Ciencia y el Juego. I.E.M. Aurelio Arturo Martínez. Facultad de Educación. Universidad de Nariño

12 de junio de 2016
Las emociones afectan de manera positiva el comportamiento de las niñas y niños. Por ello, el estado de ánimo de los docentes ejerce influencia efectiva en el aprendizaje y la predisposición para aprender. Falta de emoción en el docente, está ligada con la pérdida del asombro en los estudiantes. La hipótesis que plantearemos es que las emociones y particularmente el aprecio, juega un papel crucial en el desarrollo humano y es vital en el aprendizaje y en la apropiación ciudadana de la ciencia.

Hablar de emociones como el aprecio, nos hace más humanos, dado que todo comportamiento de nuestra especie, siempre está mediado por aspectos cálidos. Así lo señalan hoy en día el desarrollo y avance de las neurociencias comportamentales, “dedicadas al estudio directo de cómo el cerebro produce cierta gama de conductas que pueden ser medibles y observables en contextos específicos” (Parra). Esto permite correlacionar la actividad neuronal con las emociones, la afectividad. Todo comportamiento o pensamiento humano está gobernado por las emociones. Todo acto humano se debe interpretar desde lo social, lo cognitivo y lo afectivo. Por eso se requiere en la escuela y en los centros interactivos de ciencia, maestros de la más alta formación en razón y emoción. El pensamiento divergente tiene una relación directa con la emoción y la imaginación.

Realmente es un tanto complejo hablar del aprecio, por cuanto es una palabra que tiene varios significados, entre ellos: “sentir afecto o estima hacia alguien”, “reconocer el mérito de alguien o de algo”. Aquello que apreciamos crece o aumenta de valor en nuestra vida, es significativo, se recuerda permanentemente y se anida en el cerebro, pero sobretodo en el corazón. Si en el aula de clase invitamos a los alumnos para que comenten lo que más aprecian de un tema expuesto, la sola palabra relaja el ambiente, genera mucho entusiasmo y energía, surgen nuevas ideas y aparecen opiniones que antes no se imaginaban. La perspectiva del aprecio se lo puede estimar en lo laboral, en el hogar y en la familia. Por ejemplo los cumpleaños, aniversarios o celebraciones especiales son unos buenos momentos para comunicarles cuanto los apreciamos y los queremos. Pero el aprecio también se puede gestionar para la ciencia, la tecnología, la innovación, lo ambiental y el aprendizaje.

Cuando decimos que trabajamos por el aprecio de la ciencia,  nos interesa fortalecer el cariño, afecto, estima, el valor, el mérito hacia el conocimiento, el saber y las personas que trabajan en la ciencia. La palabra aprecio, proviene del latín “appretiāre”, cuyo significado es valorar, colocar un precio comercial o emocional a determinados hechos o circunstancias, cosas o personas. “Vivir desde el aprecio, para el aprecio, en el aprecio por el trabajo en la ciencia”, es uno de los propósitos que debemos proponernos, si queremos popularizar la ciencia y apropiarnos de ella desde las pequeñas edades.

Se trata de tener curiosidad y formular preguntas sobre lo que está bien en las organizaciones y en las personas. La indagación apreciativa se interesa primero en lo que ya funciona, en lo que ya está bien, en lo que hay que preservar.

En la Casa de la Ciencia y el Juego de la ciudad de Pasto, trabajan con lo que funciona con la niñez, con lo que les entusiasma, con lo que les gusta: el juego, la diversión, el movimiento, la sorpresa, la emoción.Se hace preguntas basadas en el aprecio y no sólo se obtiene  información, sino que se fortalece la relación con la persona que contesta y se genera un ambiente familiar.

Feyman solía increpar a sus alumnos diciéndoles: «Enamórate de alguna actividad y ¡practícala!». El mismo predicó con el ejemplo. Consiguió contagiar como pocos su aprecio y pasión por la física con su enorme capacidad pedagógica y comunicativa. Sus divertidas clases y charlas siguen conquistando a las nuevas generaciones de científicos y contribuye al acercamiento del público a la ciencia. Es un buen referente del aprecio y el goce por la ciencia.

Otro ejemplo de aprecio por la ciencia lo encontramos con Gould en su libro “El pulgar del panda”. El logró explicar magistralmente los mecanismos naturales de la evolución. Buscaba el aprecio de la biología con preguntas impactante como: ¿Por qué ningún animal se desplaza sobre ruedas?, o ¿Cómo pueden algunas moscas desarrollar patas en la boca?, o ¿Las cebras son blancas con franjas negras, o negras con franjas blancas? Mantenía la inquietud en forma permanente y dejaba interrogantes que alimentaban el aprecio por la biología y se anidaban en el corazón.

Por otro lado, Richard Dawkins, afirmaba que “La comprensión científica del mundo, del universo, la vida, es tan inmensamente excitante, emocionante, poética, maravillosa, que sería una lástima enorme si alguien se fuese a la tumba sin haber podido apreciarla”. El afirmaba que por ello sentía “un tremendo deseo de enseñar a la gente, lo maravillosa que es la ciencia.” Dawkins sentía lo que transmitía y consideraba que la mezcla de “asombro y admiración es lo que impulsa a los científicos a averiguar todo lo que se pueda sobre el funcionamiento del mundo”. Cuando algo nos gusta, una chica/o por ejemplo, se desarrolla un proceso natural de indagación y estrategias para lograr acercarse o entablar un diálogo. Parece que el aprecio, nos invita a investigar lo que nos llama la atención, lo que nos interesa, lo que nos gusta. Este proceso natural, es imperioso estudiarlo para incorporarlo a la escuela y al aprendizaje.

Un gran popularizador de la ciencia, Carl Sagan a través de la serie televisiva “Cosmos”, logró transmitir como nadie su asombro ante el universo a 400 millones de personas de más de 60 países. Muchos de nosotros comenzamos a transitar, sin saberlo, el mundo de la ciencia, mirando en los viejos televisores en blanco y negro, el cielo con sus galaxias, nebulosas, los sistemas solares, los planetas, gracias a la invitación que nos hacía Sagan con su maravilloso programa. Con estos materiales televisivos, Sagan inculcó en los jóvenes el aprecio por la ciencia y como una chispa, “encendió la pradera”

La Casa de la Ciencia y el Juego la consideramos un organismo vivo, que sufre, goza, se deleita y genera ambientes emocionalmente inteligentes. Aquí los visitantes son exploradores, con ganas de tocar, de percibir, de explorar. Son indagadores natos, investigadores por naturaleza. En la escuela tradicional, al gran investigador, el soñador, lo sientan y lo callan. El viejo sistema educativo que se pasea en las aulas de clase, basa su “aprendizaje” en repetir, premiar y castigar. La esencia no les interesa, no es importante.

Por el contrario, en nuestro centro interactivo, nos interesa fortalecer el aprecio por la ciencia, creando un ambiente de aprendizaje donde tenga contacto con todas las cosas, con todos los montajes, contacto con la vida. Es increíble, pero muchos montajes interactivos que llevan años de funcionamiento, con la fatiga del tiempo, estéticamente no muy bellos, son objeto de asombro, de aprecio, tal vez por la magia del poder tocarse con libertad, poder explorar sin miedo y sin restricciones. Hemos descubierto que a los niños y niñas, les interesa un aprendizaje en donde puedan estar en contacto con las cosas, jugar, divertirse y ser felices, tocar y tocar.

Desde que estamos en el vientre materno, tenemos la necesidad movernos, patear, tocar, jugar. Es un pequeño y natural centro interactivo, donde todo se puede palpar, ambientado con la música del latido del corazón. Cuando se nace, los niños y niñas tienen unos deseos infinitos de conocer, ganas extraordinarias de tocar, de saborear, de oler. La Casa de la Ciencia y el Juego les brinda esas posibilidades de saciar su curiosidad. Corren, sudan, gritan, comparten, preguntan, agradecen a la persona que los acercó a este espacio, no quieren salir y se ven felices. Creemos que en sus corazones se arraiga el aprecio por la ciencia.

Cientos de mensajes escritos pueden indicarnos que efectivamente estamos trabajando por el aprecio de la ciencia: “fue un sueño para este grupo, experiencia maravillosa, ya volveremos, me gustó mucho lo que tiene en este lugar, yo amo la casa de la ciencia y el juego, cuidémosla porque es muy divertida, estoy muy alegre, aprendí mucho cómo jugar con la mente, se van felices, me encanta, gracias por hacernos jugar y aprender, muy chévere, genial todo, gracias por tan lindo proyecto, gracias por la grandiosa aventura, disfruta esta bella casa, nos han recibido de maravilla, que dure siempre, viví mi infancia, yo estuve aquí hace años, me encantó, experiencia enriquecedora, les agradezco por la diversión, gracias por hacernos sentir felices, gracias por abrir sus puertas, me sorprendí como niña y así también me divertí, me fascinó, siempre es maravilloso volver, gracias por regalarnos este momento maravilloso de alegría y ciencia”, y cientos de frases emotivas que estamos recopilando.

La Casa de la Ciencia y el Juego es un proyecto intencionado, que busca acercar a las niñas y niños al fascinante mundo de la ciencia, la tecnología e innovación, busca fortalecer las vocaciones científicas, el aprendizaje emocional y el aprecio por la ciencia. Las niñas y los niños no reparan en la pintura del montaje o juguete, no importa si está desgastado o deteriorado, no importa si nos apoyan presupuestalmente o no, lo que les interesa es jugar, divertirse, reírse, ser felices, ser libres y disponer de toda la sala a su antojo, para indagar y aprender. Creo que del aprecio por la ciencia, vamos en dirección del gozo por el saber, tarea que necesita de la comprensión y colaboración de toda la sociedad, gobiernos, familias y la creación de espacios inteligentemente emocionales y apropiados para seguir trabajando en esta misión.

Para potenciar el aprecio por la ciencia, creemos vital mirar, observar lo que hacen las niñas y los niños en ambientes libres y afectuosos como los centros interactivos. Ellos son genios, investigadores, indagadores por herencia biológica. Por ello, queremos investigar a profundidad los procesos emocionales y socio cognitivos de las niñas y niños, a nivel de Doctorado, con el fin de hacer más dinámico y visible el proceso natural que ocurre, cuando se da el aprecio, porque sentimos que en la escuela, se está fortaleciendo los procesos artificiales.

El verdadero aprendizaje y significativo, creemos se produce cuando se entrelaza el aprecio y el goce por el conocimiento.