Educar para la alegría

La frase mágica para empezar una clase: Les tengo una sorpresa…

Posted on: 17 mayo, 2016


 

Los seres humanos no hacen preguntas por capricho o por generación espontánea.

Las preguntas nacen porque la realidad produce asombro, sorpresa, porque la vida no nos deja indiferentes.

Primero es el asombro, que es lo mismo que la admiración, la sorpresa, la fascinación, luego es la curiosidad, posteriormente son las preguntas.

Si el cerebro reconoce los acontecimientos de la vida cotidiana, pasa sin prestarle mayor atención,pero, si lo que sucede en la realidad no lo tiene registrado en el sistema de la memoria, se activa el sistema comparador que ante el desequilibrio, se asombra y comienza a generar preguntas que el sistema solucionador de problemas debe resolver. Expresiones como “no he podido dormir, dándole vueltas al problema” refleja que el cerebro continua activo, incluso cuando dormimos, buscando una respuesta satisfactoria que cese las preguntas.

¿Por qué el asombro, la sorpresa, no ha ingresado al sistema educativo?.

Es necesario investigar sobre el papel que puede jugar en el sistema educativo esta formidable herramienta que es natural, que es potente, que hace parte de las emociones y que debemos incorporarla a la canasta educativa.

Quién experimenta el asombro, la sorpresa, percibe la luminosidad de un instante que lo deja marcado. Lo incita y lo excita. Nuevas conexiones neuronales deben producirse. La experiencia del asombro parece reducirse a un instante, pero con una fuerza insospechada, que desencadena procesos positivos hacia lo superior.

Bachelard en El Espíritu Científico, (2004) le da validez al asombro cuando menciona que “ de los tres estados del espíritu científico, el primero es el alma pueril y mundana, animada por la curiosidad ingenua, llena de asombro ante el menor fenómeno instrumentado”. Lo mundano es fértil en el asombro, lo que podría señalarnos un rumbo para el asombro, la vida cotidiana.

Varios autores se refieren al asombro de una manera peculiar. Por ejemplo Gabriel García Márquez describiendo un hijo de Aureliano Buendía señala que “nació con curiosidad, pero sin asombro”. El Nobel diferencia la creatividad del asombro y los ubica en momentos distintos. Rodolfo Llinás en entrevista a medios impresos refiere que el insumo básico de la investigación es el asombro. En sus palabras afirma: “ sin asombro sería imposible la investigación”.

Esto demuestra que la investigación sin asombro, la educación sin sorpresa, no genera pasión y en la educación no genera aprendizaje. Sin asombro no se genera la pasión que requiere urgentemente el sistema educativo. 

* Cabe señalar – a manera de hipótesis – que el asombro es diferente en niñas y niños, es diferente la motivación para el asombro. Es también una cuestión de  género, hay una pista en la relación asombro y género, sin que podamos ser afirmativos completamente.

*La relación asombro y edad también tiene correlación. No se asombran igual los niños, niñas versus los jóvenes. Los intereses son distintos.

* No todos se asombran ante lo mismo y lo hacen en formas distintas.

Pareciera que el asombro encubre y está dispuesto a develar importantes potencialidades que nos hará más humanos, más sensibles, más creativos, más imaginativos, con múltiples miradas, lectura polifónicas y polisémicas.

La capacidad de asombrarnos, de maravillarnos ante la naturaleza, como algo dado y misterioso, es para Einstein la característica fundamental del científico.

En otro texto un investigador regional, Burbano (2000) sobre el asombro menciona” vivimos afortunadamente en un ambiente de incertidumbre, de búsqueda en el que todas las verdades están en entredicho, así el individuo recupera la capacidad de asombro, de imaginación, de creatividad, pero sobre todo de dignidad”.

El mundo de la incertidumbre, la mecánica cuántica de Heisemberg ilumina el camino del asombro y nos permite formularnos un interrogante: ¿ La pedagogía de la incertidumbre es la base del asombro?.

Chesterton con el propósito de explicar su asombro, manifiesta que “Si un día no amanece el sol”, ése no es un hecho asombroso. A renglón seguido afirma que lo “asombroso es que el sol sale todos los días”. El planeta Tierra, la vida, son asombrosas por esencia, pero no se miran con esa sensibilidad en el sistema educativo. El asombro nos acecha en todas partes; no hay esquina de la realidad, por humilde que sea, que no pueda suscitarlo.

Más recientemente, Catherine L’Ecuyer aborda el asombro en un libro titulado Educar en el Asombro y nos recuerda que a las niñas y a los niños “Todo les sorprende y eso les motiva a conocer” . Por eso, los filósofos griegos decían que el asombro es el deseo de conocer, es clave en el aprendizaje. Si no hay asombro, no hay motivación para conocer, para aprender. El asombro del niño y de la niña trabaja cuando su entorno es favorable, por ejemplo, cuando se respetan los ritmos del niño, su inocencia o su sed de misterio.

Las preguntas de los docentes del siglo XXI deberían  ser :  ¿Qué hice de asombroso en mi practica educativa el día de hoy?. ¿Me dejé sorprender de los estudiantes?

La actitud de la escuela y del maestro debe cambiar. En lugar de ser el vehículo que trae el conocimiento, debe convertirse en quien comparte y provoca el asombro. Los nuevos docentes que necesita nuestra sociedad, deben ser diseñadores del asombro, generadores de ambientes provocadores del asombro, llenos de incertidumbres, de sorpresas, dudas y dispuestos a la pregunta y el abordaje de la naturaleza a profundidad.

La escuela debe experimentar el asombro, porque el asombro es “pathos” es pasión, sorpresa, maravilla, es sentir, fascinación, satisfacción, sensación portento, prodigio, imaginación, maravilla, encanto, estupor, turbación, pasmo, misterio y esa emoción debe aterrizar en los corazones de niños, niñas, jóvenes y señoritas.

Saludo y les hago escuchar esta frase mágica. “Les tengo unas sorpresas”…. y el asombro aflora de manera natural, los ojos se abren, la boca deja salir un sonido característico y todos se disponen a aprender.

Fuente: César Vicente Benavides Torres
Casa de la Ciencia y el Juego
I.E.M. Aurelio Arturo Martínez
Pasto Nariño Colombia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: