Educar para la alegría

Archive for mayo 2016

24 de julio de 2015

Mónica Gerena. Villa Carlos Paz. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica. 
La biblioteca de la escuela IPEM 190, es un lugar de referencia para docentes y alumnos. Allí se producen encuentros, surgen proyectos y oportunidades para participar en múltiples actividades. Se trata de un espacio con un enorme potencial educativo y creativo que pudo reconvertirse frente a los desafíos de la era digital.

La imagen tradicional de una biblioteca es aquella donde los libros son los actores principales, la lectura es la acción privilegiada y reina el absoluto silencio. Sin embargo, en esta escuela secundaria, la representación clásica se aleja mucho de la realidad. En su lugar encontramos un espacio físico muy agradable y ameno, que es centro de una intensa y diversa actividad protagonizada principalmente por los estudiantes.

La bibliotecaria, Eugenia Cazenave, es la principal impulsora de una innovadora propuesta que canaliza inquietudes de los jóvenes y brinda la oportunidad de desplegar muchos de sus intereses. Desde el año 2008 realiza esta función, que le permitió cumplir con su sueño: crear una biblioteca popular. Por esta razón sus expectativas son muy amplias, y expresa que “además del acceso a la información y la transferencia de saberes, la biblioteca tiene que ser un lugar de encuentro, de creación, de intercambio.” Hacer posible estas expectativas tiene que ver con un fuerte compromiso y con una forma de trabajo que ella define como pedagogía de la presencia y la explica diciendo que “al estar todos los días en la escuela en el mismo horario conozco mucho a los chicos y a los docentes, eso me permite desarrollarme en muchos aspectos. Creo que hay que ser muy respetuoso de las jóvenes y niños y trato de proponerles cosas interesantes, por ejemplo acercar un libro cuando surge una inquietud, acompañar y sumarme a los proyectos de la escuela como el Consejo de convivencia, el centro de estudiantes o la feria de ciencias”.

Con respecto al equipamiento y materiales disponibles, en la biblioteca hay más de 6000 ejemplares, entre los que se encuentran historietas, poesía, novelas, cuentos, ensayos, obras de teatro, libros de textos, también numerosas láminas temáticas, mapas, películas. Además, la bibliotecaria agrega un plus, “siempre tengo cosas que hacen falta (afiches, cinta, tijera, plasticola, revistas, material para reciclar), y están disponibles dos computadoras y una impresora multifunción, donde los estudiantes pueden imprimir o fotocopiar”.

Anuncios

16 de diciembre de 2015

Juana Judith Chávez Espín, México Distrito Federal, México
IBERCIENCIA Comunidad de Educadores para la Cultura Científica

Cuando se habla acerca de la educación se tiende a situarse en un marco de referencia desde el cual se suele dar por sentado que educar es transmitir o promover aprendizajes de muy diversas asignaturas o contenidos, enriquecerse personalmente con la cultura, adquirir hábitos de trabajo o determinadas habilidades o capacidades.

Una mirada más amplia acerca de la educación no puede dejar de reconocer que las emociones y los sentimientos de las personas son aspectos importantes de sus vidas, que el bienestar en lo afectivo es trascendental para su felicidad, para las actitudes hacia los otros y hacia sí mismos.

Emociones y Educación

La institución escolar es un espacio social donde se expresan y desarrollan emociones, sentimientos y formas de querer y de estar con los demás. Hay aportaciones científicas que destacan la vinculación entre las emociones, los sentimientos y el pensamiento como base de toda actividad humana. El Informe Delors afirma que la educación emocional es un complemento indispensable en el desarrollo cognitivo y una herramienta fundamental de prevención, ya que muchos problemas tienen su origen en los ámbitos emocional y sentimental.

En la práctica docente se observa poca motivación de los alumnos y del aumento de los comportamientos disruptivos. Se atribuyen a la realidad cambiante de la sociedad, a la crisis de valores, a la disgregación del sistema familiar, a la influencia de los medios de comunicación de masas. Muchos de estos problemas son mayoritariamente consecuencia del escaso conocimiento emocional y sentimental que se posee de uno mismo y de los que nos rodean.
Se sabe que gran parte del fracaso escolar de los alumnos no es atribuible a una falta de capacidad intelectual, sino a dificultades asociadas a experiencias emocional y sentimentalmente negativas que se expresan en comportamientos

La teoría de las inteligencias múltiples de Gardner, popularizada por Goleman, describe, entre otras, la inteligencia intrapersonal, que permite comprenderse y trabajar con uno mismo, y la interpersonal, que permite comprender a y trabajar con los demás. Ambas configuran la inteligencia emocional: capacidad de controlar y regular los sentimientos de uno mismo y de los demás y utilizarlos como guía de pensamiento y de acción; esta capacidad está en la base de las experiencias de solución de los problemas significativos para el individuo y para la especie. Desde el punto de vista educativo se prefiere hablar de educación emocional, acentuando que es una capacidad que se aprende y que tiene por finalidad aumentar el bienestar personal y social.

Sentimiento es el término que designa las experiencias que integran múltiples informaciones y evaluaciones positivas y negativas, implican al sujeto, le proporcionan un balance de su situación y provocan una predisposición a actuar. Hay sentimientos duraderos y estables.

Las emociones son sentimientos breves, de aparición normalmente abrupta, que se acompañan de alteraciones físicas perceptibles (agitación, palpitaciones, palidez, rubor…).

A la mayoría de los profesores les hace falta formación y herramientas para trabajar en el aula emociones, sentimientos y educación. Los profesores deben ir aprendiendo a preguntar: cómo te sientes, cómo crees que se siente el otro, cómo te sentirías en su lugar, por qué crees que has hecho esto, qué habrías podido hacer en lugar de esto… Lo anterior ayuda a entender los conflictos y a proponer soluciones para resolverlos

 

 

6 de abril de 2016

Dorian María Vélez Zapata. Cartago, Colombia. Institución Educativa Académico

IBERCIENCIA: Comunidad de Educadores para la Cultura Científica : La interdisciplinariedad permite que los estudiantes sean valorados de manera integral y no como especialistas en cada área, además estrecha la relación entre docentes.

De acuerdo con diversos conceptos encontrados se puede decir que la interdisciplinariedad es la cualidad que permite traspasar un campo de estudio tradicional y lo relaciona con otras disciplinas académicas. El conocimiento cada vez más se va especializando y llega a las personas de manera aislada, lo que no permite que tengan una idea contextualizada de la situación.

El colegio reproduce este modelo, en la primaria un solo docente puede moverse en las ciencias básicas para llegar a sus estudiantes permitiendo utilizar indiscriminadamente un concepto de una ciencia u otra para desarrollar las habilidades que necesita en su proceso de aprendizaje. Esto favorece la evaluación integral del estudiante ya que el docente puede ver su desempeño en las diferentes áreas haciéndose una idea general de cuáles son sus falencias y sus habilidades y desarrollando estrategias de trabajo que le permitan nivelarlas.

Sin embargo desde el grado tercero de primaria cada docente se especializa en una sola área del conocimiento y los estudiantes empiezan a percibir la ciencia como elementos dispersos y sin ninguna relación. El docente de matemáticas no conoce acerca del proceso de lectura y escritura del joven, ni cómo se desempeña en otras áreas, esto no le permite tener una idea global de cómo es el estudiante y cuáles son sus fortalezas.

Al llegar al bachillerato esta división ya se encuentra estructurada y solo queda por responder por unos trabajos que evalúan por separado cada área del conocimiento, esto inclusive permite que un estudiante sea excelente en un área y fatal en otra y que algunos procesos que pueden ser reforzados desde otras áreas no lo sean por desconocimiento del docente.

Es indiscutible que un docente no puede (en una situación común) especializarse en todas las áreas de las ciencias pero considero fundamental que las distintas asignaturas permitan una transversalización de sus conocimientos en la elaboración de proyectos colectivos en los cuales se puedan evaluar conceptos y competencias de distintas áreas.

El trabajo por proyectos transversales permite que los docentes integren los conceptos desarrollados con el fin de que los estudiantes los utilicen tal como lo harán luego en su vida laboral.

En ocasiones los estudiantes no perciben estas líneas que se entrecruzan en el conocimiento y no pueden contextualizarlos, esto hace que los aprendizajes no sean tan oportunos y efectivos como deberían ser.

Al iniciar el año escolar los docentes deben reunirse para crear por lo menos un trabajo por periodo en el cual cada una de las asignaturas aporte una parte, este tipo de trabajos son más efectivos en cuanto a resultados y evitan que cada docente coloque un trabajo diferente atiborrando de tareas al estudiante que al final termina no realizando. Es importante que dicha articulación alterne las diferentes áreas para que durante el año todas hayan interactuado entre sí

Los proyectos transversales pueden abarcar áreas como el lenguaje en lo que tiene que ver con la redacción, ortografía y presentación, estadística si incluye el análisis y presentación de datos, artística en la presentación de resultados, sistemas en su elaboración, ciencias naturales y sociales dependiendo del tema central que se maneje. Cada docente puede asesorar y evaluar la parte del proyecto que pertenezca a su área sin dejar de realizar recomendaciones sobre los demás aspectos.

Un proyecto transversal permite además que los docentes puedan entablar diferentes discursos con sus pares, logrando tener una visión competa de la situación del estudiante que permita evaluarlo de una manera integral, teniendo en cuenta otros elementos adicionales a su desempeño en la asignatura correspondiente e incluso valorando otros aspectos. Todo lo anterior permite una mejora en la calidad educativa y el desarrollo del estudiante en todas sus dimensiones permitiendo que el estudiante ejercite la solución de problemas cotidianos, relacionarse de manera efectiva con su entorno social, cultural, tecnológico y científico pero además favorece las relaciones interpersonales entre pares y entre estudiantes docentes generando un aprendizaje de valores.

Las instituciones educativas deben permitir espacios de participación conjunta donde varios docentes se encuentren presentes a la hora del estudiante sustentar un proyecto transversal para que le permita tener una idea global del trabajo desarrollado y su valoración pueda ser acorde tanto al esfuerzo realizado como al resultado del mismo.

El trabajo por proyectos se convierten en investigaciones realizadas en el aula y que pueden surgir de una situación del contexto, una experiencia propuesta por el docente, , un acontecimiento casual, una iniciativa de los estudiantes, cada uno de ellos supone un reto a la interdisciplinariedad ya que permiten adquirir y poner en práctica conceptos de diversas disciplinas del conocimiento. En los proyectos, el aprendizaje se construye entre todos a través de consultas, de propuestas de solución, en los resultados que va arrojando a las mejoras que se deben plantear.

 

4 de abril de 2016

Dra. C. P. Adania Guanche Martínez. La Habana, Cuba. 
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
Fomentar la creatividad en su actividad pedagógica profesional es siempre uno de los retos al que todo docente se tiene que enfrentar. 

  1. Integra en el contenido científico que desarrollas en tus asignaturas, todas las aristas posibles de la formación de valores en tus alumnos.
  2. Propicia el protagonismo de tus alumnos como agentes de su propio aprendizaje, mediante su estimulación constante.
  3. Atiende adecuadamente y valora las necesidades de tus alumnos, dadas por sus diferencias individuales.
  4. Realiza diagnósticos frecuentes de tu grupo, atendiendo a los problemas psicológicos y pedagógicos que cada alumno pueda presentar y a sus potencialidades para superarlos.
  5. Atiende el desarrollo de las potencialidades de cada uno de tus alumnos, al impartir tus clases. Haz que responda cada uno, al menos una pregunta diaria.
  6. Sé capaz de pronosticar el desarrollo de cada uno de tus alumnos, a partir de las actividades que planificas para ellos, y de lo que fueron capaces de lograr cada día.
  7. Promueve la independencia cognoscitiva en tus alumnos por medio de actividades de investigación que ellos puedan desarrollar. Comienza siempre por estimularlos para que investiguen lo que ellos quieran y prepárate, que ya vendrán las preguntas.
  8. Trabaja a favor de que tus alumnos desarrollen motivos e intereses estables para el aprendizaje. Que no se aprendan las cosas para ahora mismo, de memoria, que así no es el conocimiento duradero ni estable.
  9. Brinda una base orientadora para la acción comprensible para todos tus alumnos durante las clases, con preferencia, al inicio de estas. Repíteles las orientaciones si lo necesitan. No te pongas bravo(a) por ello.
  10. Asegúrate de que todos tus alumnos asimilen los fundamentos científicos del contenido de enseñanza, en cada una de las clases que desarrollas. La cientificidad es importante, es un principio didáctico.
  11. Asegúrate de constituir un ejemplo y un modelo positivo a imitar por tus alumnos, atendiendo a los rasgos de su personalidad, que tú sabes que es diferente en cada uno de ellos.
  12. Posee autoridad ante tus alumnos y sus padres, por tu experiencia, ejemplo y calidad de la docencia que impartes.
  13. Sé persistente en tus propósitos de enseñar a todos tus alumnos y lograr el desarrollo de todas sus potencialidades. Me refiero a que no te des por vencido con alguno o con alguna de tus chicos.
  14. Exprésate con sencillez, sin sacrificar la cientificidad, pero no digas disparates, si no estás seguro de algo, estúdiatelo bien, antes de llevarlo al aula.
  15. Sé disciplinado ante tus dirigentes, al tiempo que ético y respetuoso. Así darás a todos un ejemplo de lo que es un maestro en toda la extensión de la palabra.
  16. Manifiéstate con honestidad ante alguna pregunta inesperada de tus alumnos, cuya respuesta desconozcas; diles que te propones investigar la respuesta junto a ellos o ellas.
  17. Acepta analizar los criterios de tus colegas, aunque al inicio no los compartas totalmente. Siempre alguien tiene razón en algo de lo que plantea.
  18. Actúa con justicia ante los conflictos de tus alumnos entre sí, o con sus padres. Reclama siempre lo justo y lo correcto cuando se trate de corregir la conducta de un educando.
  19. Domina profundamente el contenido científico de las materias que desarrollas. Solo así podrán encontrar las contradicciones del contenido y revelarlas a tus estudiantes, lo cual es muy importante, porque promueve motivaciones, al crear situaciones problémicas.
  20. Aplica métodos novedosos, aunque tengas poca experiencia en su correcto desarrollo. Si no comienzas, no podrás seguir, y mucho menos, asimilarlos como estilo de trabajo.
  21. Establece una adecuada comunicación con tus alumnos, sus padres y con los compañeros docentes. Ya esto está dicho anteriormente, pero de otra manera: ahora hago referencia a decirlo todo con sencillez y al mismo tiempo, autoridad.
  22. Mantén una auto-superación permanente en las cuestiones pedagógicas, pero no te dejes deslumbrar por los súper-métodos que no sabes si podrán ajustarse a las características de tus educandos, los cuales tú has de conocer bien.
  23. Estimula en tus alumnos la defensa de puntos de vista personales, pero que cambien sus criterios al darse cuenta de su error anterior. Solo así serán aceptados por todos sus coetáneos y admirados por los adultos.
  24. Destaca, como cuestión positiva, la originalidad de los criterios de tus alumnos, sin crear en ellos esa autosuficiencia pedante que muchos poseen.
  25. Promueve en tus alumnos la contraposición de opiniones y criterios ejercidos mediante el debate. Enséñalos a discutir en las propias clases, sin faltarse al respeto como buenos camaradas.
  26. Promueve en tus alumnos la posibilidad de que contrasten los avances obtenidos. Haz que se comparen con ellos mismos en un momento dado del curso escolar.
  27. Demuestra originalidad e imaginación en el cumplimiento de los programas de tus asignaturas. Todo nueva técnica que inventes, propónsela a tus colegas, para contrastar opiniones.
  28. Muestra libertad de acción y flexibilidad en el desarrollo de tus actividades docentes y no repitas la misma clase que diste el curso pasado a otro grupo diferente.
  29. Estimula el surgimiento de ideas originales en tus alumnos.
  30. Indica actividades científico-investigativas para tus alumnos, en aras de mejorar el proceso de su aprendizaje desarrollador.
  31. Establece adecuadas valoraciones y autovaloraciones de la actividad pedagógica desarrollada en la escuela.
  32. Organiza adecuadamente la actividad educativa, a partir de las tareas docentes, extra docentes y extraescolares. Enséñales las palabras “mágicas”, (con permiso; disculpe; gracias; ¿me permite?); que no crean merecerlo todo.
  33. Selecciona o crea actividades que promuevan el desarrollo del pensamiento creador en tus alumnos.
  34. Manifiéstate con dinamismo en tu actividad pedagógica profesional. Que tus alumnos noten tu energía y que no te vean cansado o aburrido. Tampoco manifiestes ante ellos nada que pueda denotar falta de principios por tu parte.
  35. Mantén un ambiente de alegría y optimismo en tus clases. El maestro ejerce la docencia con arte, técnica y amor.
  36. Actúa con modestia ante tus compañeros noveles, al tiempo que te mantengas en disposición de enseñar a los demás docentes que tienen menos experiencia.
  37. Sé honesto, desde el punto de vista científico, al tratar de algún aspecto pedagógico ante el colectivo de tu escuela. No creas que te las sabes todas.
  38. Analiza cada clase que impartas para cerciorarte de que pudiste haberla desarrollado mejor.
  39. Sostén puntos de vista objetivos y realistas al valorar casos de alumnos tuyos, en cuestiones cotidianas que se presenten.
  40. Apóyate en la enseñanza problémica o en otras estrategias que contribuyan a estimular la participación de tus alumnos en el proceso de su aprendizaje.

 

 

19 de marzo de 2016

Carmen Curiel Solis. 
La Cruz de Huanacaxtle, Municipio de Bahía de Banderas; Nayarit.
México.
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
La interdisciplinariedad escolar busca la difusión del saber científico, la formación de actores sociales y el desarrollo de las condiciones necesarias para practicar procesos integradores en el aula, que los estudiantes se apropien de sus saberes como un todo, implica realizar cambios didácticos en beneficio de quienes nos permiten existir como docentes: “Nuestros Alumnos”

“Conócete a ti mismo” los antiguos griegos solicitaban el consejo del oráculo de Delfos para no sobrepasar la línea fina que separaba las responsabilidades humanas y las de los dioses, actualmente, implica conocernos a nosotros y lo que nos rodea, todo nuestro contexto y es en ese sentido, como se debe educar en la actualidad, los docentes debemos lograr que los estudiantes descubran sus capacidades y habilidades, que desarrollen sus competencias para que integrarse de manera fluida al campo laboral y profesional en cualquier contexto: local, estatal, nacional e internacional.

Sócrates utilizaba esta frase para instruir a sus alumnos, decía el maestro: “una vez que te conozcas, podrás aprender a cuidar de ti, pero si no te conoces, nunca lo harás”. Esto, lo aplicamos de forma cotidiana, puesto que para saber lo que queremos, exige como requisito sine quanon, saber quiénes somos, lo que constituye un principio para conocer nuestras fortalezas y debilidades, el verdadero ser busca su perfección interior y el aprendizaje continuo e interdisciplinario es lo más viable para lograrla.

El pensamiento interdisciplinario se concibe como “capacidad para integrar el conocimiento y los modos de pensamiento de dos o más disciplinas o áreas de experticia establecidas para producir un avance cognitivo -tal como explicar un fenómeno, resolver un problema, o crear un producto -en formas que hubieran sido imposibles o improbables a través de los medios ofrecidos por una disciplina en particular

La interdisciplinariedad, entendida como una aproximación al conocimiento social, debe ser un hábito realizar una construcción a partir de la interacción e intercomunicación entre todos los docentes, puesto que éste conocimiento no es integrativo y requiere esencialmente de un trabajo colaborativo.

Nos corresponde incitar y promover en los estudiantes la habilidad para cruzar las fronteras disciplinarias, con el fin de crear conexiones significativas entre asignaturas, que integre los conocimientos y los métodos de las diferentes materias a un problema específico, para abordarlos a través de diferentes disciplinas que contextualice el conocimiento de manera que permita una visión integradora de los elementos que afectan un problema y trabajar en forma colaborativa para comprender la diversidad visualizando los futuros escenarios de su propio contexto.

De acuerdo con lo que señala Lipman, el pensamiento de orden superior implica un diálogo entre estilos de pensamiento, métodos de análisis y perspectivas epistemológicas y metafísicas.

El aprendizaje basado en la resolución de problemas o desarrollo de proyectos son dos metodologías del aprendizaje activo que tiende a desarrollar éste tipo de pensamiento el cual solo es posible con la práctica de la interdisciplinariedad.

Cuando se promueve en las aulas se logra que los estudiantes desarrollen diversas habilidades como la identificación de los problemas de su entorno, lo que le obliga a aprender más, tomar decisiones sobre algún problema, identificar lo que conoce y lo que le falta por conocer lo que obliga al estudiante e incluso a los propios docentes a ser reflexivos.

En la Grecia antigua, los filósofos se tomaban su tiempo para la reflexión, Sócrates sostenía que una vida sin reflexión no merecía ser vivida, en este tiempo se practicaba la libertad de búsqueda y le daban un sentido de totalidad a todas las cosas, consideraban el conocimiento como un todo además tenían el ansia del saber, algo que en la actualidad se ha ido perdiendo, debido a que la forma en que se sigue trabajando en el aula ya no satisface las exigencias de nuestros estudiantes.

Una forma de reorientarlos es entre otras aplicando el aprendizaje basado en la resolución de problemas es una metodología que sitúa a los alumnos en el centro del aprendizaje y les dota de responsabilidad para resolver con autonomía determinados retos.

Consiste en plantear un problema de la vida real y dejar que ellos mismos pongan en marcha las estrategias necesarias para resolverlo, de esta manera aplican sus conocimientos, los reformulan, investigan, reflexionan, analizan y llevan a cabo todas las acciones necesarias para solucionar el dilema planteado lo que los induce en definitiva a la construcción de su propio conocimiento.

Se considera que para aplicar ésta estrategia se requiere que el docente sea quien realice la planificación estableciendo tanto los objetivos como las competencias que pretenda que sus alumnos desarrollen, para ello debe seleccionar un problema de la vida cotidiana y de ser posible permitir que sea los propios estudiantes quienes lo propongan ya que si ellos son la fuente mayor interés le ponen para lograr lo planeado.

Es importante también la organización de los equipos, lo más viable es que sean grupos de entre cinco y ocho integrantes dentro de los cuales se establecen los diferentes roles, corresponde al moderador fungir como guía de la conversación o las aportaciones de los miembros, conducirlas hacia lo que realmente es importante, en los problemas que deben solucionar, es su responsabilidad lograr que todos los integrantes participen, el moderador debe estar apoyado por un secretario quien se encarga de tomar nota de las aportaciones que emitan los participantes.

Al plantear el problema a los estudiantes, es importante proporcionales el tiempo considerable para que lo lean y lo analicen, en caso de que tengan dudas se deben aclarar con la mayor precisión posible, se les debe dar a conocer el tiempo límite o fecha para resolverlo e informarles los criterios y la forma en que se va a evaluar.

Posteriormente se deberá definir el problema o problemas que se tienen que resolver los cuales se plantearán con preguntas detonadoras expresadas en una sola declaración que permitan al estudiante visualizar el problema desde diferentes disciplinas. ¿Por qué los hoteleros o restauranteros ubicados en zonas costeras impiden a los nacionales el libre acceso a las playas?

Una vez que el problema a resolver se ha identificado, a través de una lluvia de ideas, cada alumno deberá externar los conocimientos que tiene sobre el tema, las circunstancias que propician el problema, las implicaciones que tiene, las personas o bienes muebles o inmuebles que se afectan, todas las ideas que se aporten deberán quedar por escrito, para en otro momento evaluar y seleccionar las que verdaderamente aporten beneficio al caso.

Una vez estructurado el problema, el docente debe fungir como guía para que los estudiantes vayan depurando los razonamientos e hipótesis, que no sean viables para la solución del problema, deberán participar todos los integrantes del equipo externando sus opiniones en base a sus conocimientos previos. Durante el desarrollo del diálogo entre los miembros del equipo, se encontraran con dilemas que se les dificultará resolver, lo que es un claro indicador de la necesidad de establecer los objetivos de aprendizaje, los cuales consisten en lo que desconocen pero que es indispensable aprender para resolver el problema, a partir de este momento, deberán definir las estrategias a utilizar para alcanzar los objetivos trazados, así como organizar la investigación (si trabajan en binas, en forma individual, que tipo de información recopilarán, lugares o personas que tendrán que visitar, etc.).El docente deberá estar presente para orientar o reencausar sus estrategias en caso de que éstas no sean las correctas impulsarlos a lograr los objetivos de forma exitosa.

Acto seguido, los estudiantes realizan la búsqueda de información a través de la investigación, para resolver los diferentes dilemas que se plantearon y los que surgieron durante todo el proceso, alcanzar los objetivos de aprendizaje y profundizar en ellos consultando en libros, revistas, entrevistas, estudios de campo, internet, es decir, que deben aprovechar todos los medios a su alcance, pues entre más variadas sean las estrategias que utilicen, le permitirá desarrollar más habilidades, lo cual les proporcionará una visión más amplia del problema.

Después de concluir la investigación y habiendo cubierto los objetivos, los alumnos analizan y sintetizan la información que fue recopilada para presentar su propuesta en el organizador de su preferencia o bien, el más viable pudiera ser un informe, una presentación en Power point, un video, una maqueta etc. Para presentar la solución encontrada ante sus compañeros. Compete al docente realizar la heteroevaluación, en base a rúbrica presentada al inicio del proyecto, además de solicitar a los estudiantes a coevaluar a sus compañeros y de autoevaluarse utilizando los mismos criterios utilizados por el docente, esto les permite autocriticarse y reconocer sus aciertos o sus errores.

Es claro que aplicar este tipo de actividades en el aula, permite a los estudiantes descubrir y retroalimentar sus conocimientos vinculando tantas asignaturas como sean necesarias, insisto en que el conocimiento es uno solo, sabemos que el ser humano tiene como característica su afán por aprender y una asombrosa capacidad de adaptación, los docentes no debemos pensar por los alumnos, dejemos que sean ellos quienes decidan a través de su experiencia si es funcional o no la interdisciplinariedad en el aula.

 

10 de marzo de 2016

  1. Sc. Raquel Villafrades Torres. Bucaramanga, Colombia. Universidad Pontificia Bolivariana.
    IBERCIENCIA: Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
    En esta entrevista al docente Dúwamg Alexis Prada Marín del Departamento de Ciencias Básicas de la Universidad Pontificia Bolivariana Seccional Bucaramanga se aborda la importancia de las matemáticas en la cotidianidad y su relevante relación con otras ciencias.

“En el lenguaje de las matemáticas las ecuaciones son como la poesía: establecen verdades con una precisión única, comportan grandes volúmenes de información en términos más bien breves (…) Y así como la poesía nos ayuda a ver profundamente en nuestro interior, la poética matemática nos ayuda a ver mucho más allá de nosotros mismos: si no tanto como para llevarnos hasta el cielo, sí por lo menos hasta el mismo límite del universo visible.”
Michael Guillen – Cinco ecuaciones que cambiaron el mundo: El poder y la oculta belleza de las matemáticas

El profesor Dúwamg Alexis Prada Marín es docente del Departamento de Ciencias Básicas de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) Seccional Bucaramanga desde el año 2012. Es coordinador del semillero en modelación matemática (MODMAT) adscrito al mismo Departamento y avalado por el grupo de investigación en materiales GIM de la UPB. Dúwamg realiza el trabajo con los estudiantes del semillero, conformado por educandos de los programas de Ingeniería Civil e Industrial además de docentes de la escuela de ingeniería, desde el 2014, ese mismo año fue seleccionado el mejor docente del Departamento de Ciencias Básicas.

El profesor Dúwamg es licenciado en matemáticas de la Universidad Industrial de Santander, especialista en docencia universitaria y magíster en matemáticas de la misma universidad y cuenta con una amplia experiencia docente orientando las asignaturas de cálculo diferencial, cálculo integral, cálculo multivariable, ecuaciones diferenciales, geometría y trigonometría, geometría analítica, álgebra, matemáticas aplicadas a la microbiología, matemáticas para biólogos, topología para matemáticos y fundamentos del cálculo para estudiantes de maestría en epidemiologia.

Profesor Dúwamg ¿cómo definiría usted las matemáticas?

Las matemáticas son un bello lenguaje que se basa en la parte abstracta para inferir en las diversas ramas del conocimiento. Este lenguaje permite abordar diferentes modelos como representación de diversos fenómenos de estudio, sin embargo, no se queda como herramienta de aplicación o como soporte, es también un maravilloso paraíso que podemos abordar en pro de mantener a esta ciencia, pues es un gran esfuerzo que ha hecho la humanidad durante tanto tiempo para mantenerla y por ende es posible seguir descubriéndola.

¿Están las matemáticas presentes en nuestra cotidianidad?

Por supuesto que sí. Tanto que solo basta con mirar a nuestro alrededor y observar números, por ejemplo, en las direcciones, en la forma como definimos el tiempo en años, meses, días, horas, etc. Es tan evidenciable las matemáticas que aunque no usemos fórmulas o ecuaciones algebraicas, somos capaces de representar modelos basados en los fenómenos a los cuales nos enfrentamos a diario, por ejemplo, el día y la hora en la cual tomamos nuestro transporte público nos deja evidenciar cual es la mejor opción para desplazarnos, es decir, en la ciudad de Bucaramanga, si decides desplazarte en sentido sur-norte para llegar a tu destino a las 8 a.m. desplazándote por la autopista un día lunes laboral, sabrás que aunque el trayecto no te lleve más de 30 minutos recorrerlo, por la incidencia de la hora gastarás más de 60 minutos, sin embargo, si este lunes fuese festivo gastarías un poco menos de los 30 minutos acordados. Este modelo se puede representar mediante una gráfica que cualquiera que haya tomado transporte público o no, la puede construir.

El profesor titular de literatura francesa de la Universidad de Oviedo Francisco González Fernández explica en su libro Esperando a Gödel: Literatura y matemáticas el papel que han jugado las matemáticas en escritores como Marcel Proust, Samuel Beckett y Edgar Allan Poe. ¿Nos podría contar, en términos sencillos, qué relación existe entre las matemáticas y la literatura o las artes en general?

Citaré a uno de los grandes: Un matemático que no tenga también algo de poeta jamás será un completo matemático. – KARL WEIERSTRASS. El problema es que en algún momento del proceso de mediación docente frente a la matemática, se extravió la fantasía, la pasión y hasta el objetivo primario de la matemática por parte del docente y del educando.

Es realmente desalentador observar cómo mientras en otras partes del mundo la matemática es todo un fortín, un verdadero tesoro, en nuestro país parece que fuera el talón de Aquiles. La matemática está presente en el todo pero no es el todo, sin embargo, puede ser la nada siempre que no se muestre tal como verdaderamente es, por ejemplo, en la pintura de la Gioconda o la monalisa, existe una relación bajo un rectángulo muy especial que encierra un número fantástico, la relación es

conocida como la razón aurea o el número dorado. No solamente está presente en esta pintura, también en la última cena, en el hombre de Vitruvio, en la estructura del Partenón, en las pirámides de Egipto, etc. No es que no haya relación, sino que en matemáticas muchos docentes se preocupan más por cumplir contenidos que, realmente, por mostrar lo hermoso que tiene este lenguaje. Respecto a la literatura y especialmente en la lógica, que particularmente es una rama que me gusta, se utiliza matemáticas. Este tipo de matemáticas podría hacer correcciones a la RAE, tan solo por citar un ejemplo: En el momento de contestar a una pregunta lo siguiente:

“No hay nadie”

En la cotidianidad se entiende o se asume que está vacío, por ejemplo en una casa. Pero, si analizamos la frase, “NO” es una negación y “NADIE” alude a la nada o al vacío, es decir, “no hay vacío” por lo tanto lo que estamos diciendo realmente es que hay alguien, pero entendemos que está vacío. Agrego un pequeño divertimento: las paradojas y entre ellas la más famosa, la del barbero:

Hace muchos años, en un lejano reino, había pocas personas que su oficio fuera ser barbero. Para solucionar el problema, el rey dictaminó que los barberos solo podían afeitar a las personas que no podían afeitarse por sí mismas.

Uno de esos barberos, era el único en su comarca y le entró la siguiente duda: “Como barbero no puedo afeitar al barbero de mi comarca, que soy yo, porque entonces podría afeitarme a mí mismo. Pero entonces, algún barbero debe afeitarme, aunque como soy el único que hay, entonces no me puedo afeitar”.

En la nómina de autores importantes de las matemáticas aparecen mujeres destacadas como Hipatia de Alejandría y Sophie Germain. En el mes que se celebra el día internacional de la mujer nos puede contar ¿cómo ha sido la participación de la mujer en esta rama del saber y qué nombres, según su opinión, son los que más se destacan?

Las mujeres han participado activamente en la matemática desde la época de Pitágoras, por ejemplo Teano que era su esposa, y como para los pitagóricos todo era número pues resulta que quien trabajó mucho los números después de la muerte de Pitágoras fue Teano, quien lideró a esta comunidad secreta. Hipatia Hija de matemático, estudiosa de Diofanto y de Euclides, fue descuartizada. Muchas de las mujeres han hecho aportes, por ejemplo Sophie Germain, realizó muchos estudios sobre teoría de números.

En el libro cinco ecuaciones que cambiaron el mundo del maestro Michael Guillen, él nos cuenta que seleccionó cinco ecuaciones de entre docenas de competidoras muy serias solamente por cómo estas han cambiado el mundo. Estas ecuaciones incluyen la ecuación de Newton para expresar la fuerza gravitatoria entre dos objetos, el principio de Bernoulli para explicar el comportamiento de los fluidos, la ley de la inducción electromagnética de Faraday, la segunda ley de la termodinámica de Rudolf Clausius y la ecuación de equivalencia entre la masa y la energía de Einstein, gracias a estas personas y ecuaciones se pudo llegar a la luna, volar un avión, controlar el poder de la electricidad, comprender la mortalidad de la vida terrestre y construir la bomba atómica ¿Hay alguna ecuación que usted añadiría a esta selección y por qué?

Tal vez contemplaría la posibilidad de incluir las ecuaciones de atractores caóticos, por ejemplo, el atractor de Lorenz que ha sido conocido bajo el efecto mariposa en la teoría del caos.

Donde a (número de Prandtl), b (número de Rayleigh) y c exhiben un comportamiento caótico que en la actualidad llamamos atractor extraño.

Es verdad que las ecuaciones mencionadas por el maestro Guillen son relevantes, pero la que menciono evidencia lo estocástico de nuestros fenómenos, tratar de explicar lo caótico debería contemplarse también como una parte circunstancial de nuestro desarrollo como seres humanos en nuestro entorno.

¿Hay algún consejo que desee compartir con los docentes iberoamericanos de matemáticas sobre cómo enamorar a los educandos de esta ciencia?

Si, con una enseñanza diferente, no enseñando las fórmulas como herramientas a usar, sino por el contrario mostrándoles la importancia de su utilización, mostrando a la matemática como el tesoro que realmente encierra, enseñando el esfuerzo y las historias de los matemáticos que hicieron posible lo que para nosotros hoy es tan evidente.

Palabras clave:

 

Las mujeres y la ciencia. El papel de la enseñanza

11 de mayo de 2016

Lucia Dina Galotti. Santa Rosa, La Pampa, Argentina
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica.
¿Cuál fue el papel de las mujeres en la historia de la ciencia? ¿Sólo recientemente tienen una participación activa relevante en la actividad científica? ¿O se trata de una distorsión debida a la forma en que se cuenta la historia? La historia depende de quién y cómo la cuenta. Qué se decide escribir y contar no es inocente ni neutro, sino que se relaciona con una determinada forma de ver el mundo.

Dijo Hypatia de Alejandría “Conserva celosamente el derecho a reflexionar, porque incluso el hecho de pensar erróneamente, es mejor que no pensar en absoluto” Cuando trato de repasar lo que aprendí sobre la ciencia, a lo largo de mi trayecto formativo en la universidad, se hace difícil recordar, entre los personajes principales de la historia de la ciencia, a científicas. Tal vez, en un recorrido mental rápido aparece María Curie.

Me pregunto si el logro de obtener el premio Nobel en dos oportunidades y trabajar junto a su esposo, también un científico reconocido, hace que sea ella la primera en recordar. Sin embargo, también me vienen a la mente Rosalind Franklin, Bárbara McClintock, lo cual creo que se relaciona con mi formación en biología. ¿Es escasa la presencia de científicas en la historia de la ciencia? ¿O han sido relegadas a un segundo plano, y por eso la primera impresión es pensar que no tuvieron un papel relevante? ¿Tiene “sexo” el intelecto? ¿Por qué raras veces las mujeres aparecen como protagonistas?

Si analizamos los hechos históricos con otra perspectiva, diferente de la que nos contaron los manuales escolares, ¿será posible mirarlos de otra manera? Un ejemplo que encuentro sorprendente, descuidado en la educación formal, y popularizado a través del cine, es la historia de Hypatia de Alejandría (370? -416?) Filósofa, cabeza de la escuela neoplatónica de Alejandría, paradigma de la mujer liberada, según cuentan algunos. Es increíble que aunque desde adolescente me interesó la ciencia, supe de ella a través del cine y los medios de comunicación social.

Por ejemplo, ella se registra por primera vez en la literatura europea ¡recién en el siglo XVIII! En 1720, el historiador irlandés John Toland, publica “Hypatia o la historia de una dama de gran belleza, virtud y sabiduría, competente en todo, que fue descuartizada por el clero de Alejandría para satisfacer el orgullo, la envidia y la crueldad del arzobispo a quien se conoce, de manera universal aunque inmerecida, como san Cirilo”. Evidentemente, las mujeres no tuvieron prioridad en los relatos históricos.

Hypatia, era una mujer, matemática, astrónoma y filósofa neoplatónica, entregada al pensamiento y la enseñanza. Cuenta la historia que como era fiel al paganismo, en un momento histórico en el que estaba en auge el catolicismo, fue asesinada a manos de cristianos. Por eso, se la suele presentar como una “mártir de la ciencia”. También se la ha reivindicado como símbolo de la mujer intelectualmente libre.

Pero ella fue por sobre todo, una gran pensadora de su época, que realizó grandes contribuciones en el campo de la Matemáticas, así como también, de la Astronomía. Hypatia fue una gran investigadora y autora de varios textos de matemática y astronomía, pero este trabajo se perdió, y solo perduran referencias de ellos por parte de otros autores. Su capacidad e inteligencia también quedó plasmada a través de cartas, en las que se narra que también construyó un astrolabio, un hidroscopio y un hidrómetro graduado.

Ella fue una de las primeras científicas de la historia. Sin embargo, a pesar de haber estudiado una carrera científica, solo he sabido de su existencia hace no mucho tiempo. En realidad, fue ya como profesional que amplié mi propia mirada sobre el lugar de la mujer en la ciencia. Esta forma de mostrar la historia de la ciencia, minimizando el papel y los aportes de las mujeres, da cuenta cómo, de manera sutil e implícita, se discrimina y se generan prejuicios sobre la capacidad de las mujeres para desarrollar esta tarea, lo cual incide en la representación social acerca de quienes hacen ciencia, y son capaces de hacerlo.

Esta forma encubierta de discriminación suele pasar desapercibida, pero incide ampliamente en la confianza para asignar funciones de responsabilidad y decisión. Entonces, no basta con promover la participación de la mujer en el ámbito científico, si aún persisten las creencias tradicionales y los estereotipos en el seno de la comunidad científica, en la sociedad, y por lo tanto, también en el ámbito de la escuela.

¿Qué se puede hacer desde el ámbito educativo? En primer lugar, considero fundamental trabajar sobre las representaciones y creencias de los propios docentes, quienes son parte de la cosmovisión compartida socialmente, producto de sus propios recorridos educativos a lo largo de su formación, incluso la universitaria o terciaria, los libros que leyeron o la interacción con los medios masivos de comunicación. El reconocimiento de lo que pasa, constituye el inicio para avanzar en modificar este imaginario colectivo, en relación con la capacidad de las mujeres en torno a la producción del conocimiento.

Desde este marco, intentaré esbozar algunas propuestas para trabajar en el aula, tanto en el nivel secundario como en las carreras de formación docente que involucran enseñar ciencias. Para iniciar la reflexión se puede proponer una indagación sobre científicas y sus aportes a la ciencia. Asimismo, se podrá favorecer una reflexión similar en relación con los conceptos y formas de construcción del conocimiento que se abordan en las diferentes instancias del currículo, que involucran investigadoras. En estos casos, es central favorecer una mirada crítica en torno al lugar de las mujeres en un mundo científico de hombres.

Asimismo, los recursos como las narraciones escritas para analizar en clase, documentales, publicidades o películas, que muestren el lugar de la mujer en el ámbito científico, son algunas de las posibles vías de abordaje. Incluso se pueden organizar debates argumentando a favor o en contra de una determinada postura, lo cual va a requerir realizar previamente una investigación bibliográfica. Otra estrategia posible es la teatralización de los casos y situaciones analizadas previamente.

En el mismo sentido, además de la historia de la ciencia, se podrá problematizar el lugar de la mujer en la ciencia actual, a través del análisis y reflexión sobre casos del presente. Una estrategia posible es proponer a los alumnos la elaboración de entrevistas, o encuestas, a mujeres científicas del contexto próximo de los estudiantes. Si ello no es factible, o resulta complejo, se pueden buscar testimonios o entrevistas en los medios de comunicación.

El papel de la mujer en la sociedad en el siglo XXI se modificó radicalmente. Basta ver gráficas publicitarias de mediados del siglo XX, que muestran a la mujer madre y ama de casa, para tomar dimensión del cambio. Hoy, el antes llamado “sexo débil”, se ha incorporado a diversos ámbitos del mercado de trabajo que eran propiedad exclusiva de los hombres, modificando la dinámica familiar. Sin embargo persisten sutiles formas de discriminación en el ámbito científico, relacionadas con los modelos, representaciones y creencias tradicionales.

De ahí la importancia de nuestro papel como profesores de ciencias, para planificar intervenciones y dispositivos que permitan problematizar lo naturalizado, lo que se da como obvio: mitos, estereotipos y modos de ver qué guían las acciones y modos de actuar, que se fueron construyendo en interacción con la cultura de una época. En ella influyen factores como las creencias y modos de funcionar de la propia comunidad científica, la familia, el ámbito educativo, y la sociedad toda.