Educar para la alegría

Pensar y estudiar en el aula el hacer científico enseña mejores prácticas educativas

Posted on: 9 noviembre, 2015


http://www.oei.es/divulgacioncientifica/?Pensar-y-estudiar-en-el-aula-el

Walter Arceluz, Buenos Aires. IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica. 
¿Por qué resulta importante que nuestros jóvenes conozcan y exploren las prácticas de los profesionales e instituciones que hacen ciencia? Cuando la práctica docente se vuelve clave para recuperar y promover la curiosidad epistemológica.

En el marco de un relevamiento destinado a alumnos de escuelas secundarias de un distrito urbano de la provincia de Buenos Aires, se indagaron diferentes factores vinculados a conocimientos y prácticas relacionados con la ciencia y la tecnología.

Del mismo, participaron 331 jóvenes -en su mayoría alumnos de 5° y 6° año-; cuyas edades oscilan entre los 16 y los 20 años de edad. El 77% asiste a escuelas secundarias y el 23% a escuelas técnicas; en todos los casos, de gestión estatal.

Si bien el relevamiento indaga más de cuarenta factores, dos de ellos resultan muy importantes para discutir algunas cuestiones sensibles en materia de educación, ciencia y tecnología.

Al total de alumnos se les preguntó, por un lado, que señalen el nombre de un científico; de manera espontánea. Y al mismo tiempo, se les pidió que identifiquen el nombre de una institución científica.

Sobre el primer punto, el 83% de los jóvenes no logró enunciar el nombre de ningún científico. Y el 17% que sí pudo reconocerlo; se concentró en tres nombres: Albert Einstein, Charles Darwin e Isaac Newton.

Lejos, en cuarto lugar, se enunció al físico e ingeniero Nikola Tesla-; posición compartida por tres argentinos: el matemático Adrián Paenza y los médicos Salvador Mazza y René Favaloro.

Con nominaciones individuales, concluyeron la lista Galileo Galilei, Pitágoras, Marie Curie, Louis Pasteur, el astrofísico estadounidense Neil deGrasse Tyson, el austríaco Gregor Mendel y los premios Nobel argentinos Bernardo Houssay y Luis Leloir.

En síntesis, la pequeña minoría de jóvenes que identifica a una persona que hace ciencia; evoca ejemplos de un período que se inicia en el siglo XVII y concluye a mediados del siglo XX; más allá de la plena vigencia de estas personalidades en el mundo contemporáneo y de su indiscutible aporte al saber científico.

Ante la misma consulta, pero orientada a identificar instituciones científicas; el 89% no logró citar ninguna y el 11% restante que sí pudo hacerlo, se inclinó por tres universidades argentinas: la Universidad Tecnológica Nacional, el Instituto Balseiro y la Universidad de Buenos Aires.

En menor medida, se señalaron la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de los Estados Unidos (NASA) y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de la República Argentina (CONICET).

Llamativamente, la lista se cierra con el nombre de tres empresas multinacionales: una químico-farmacéutica y dos productoras de equipos electrónicos y software.

Desde ya, este relevamiento no pretendió dar cuenta del estado del arte sobre las percepciones, el imaginario o el conocimiento de los jóvenes alumnos bonaerenses de nivel secundario; simplemente se trató de una indagación exploratoria sobre un universo acotado, con todas las debilidades metodológicas que una intervención de ese tipo representa.

No obstante, no es un dato menor que ante más de 300 consultas, 8 y 9 de cada 10 jóvenes no logren enunciar un solo nombre vinculado a la ciencia.

Paulo Freire, en su Novena Carta de “Cartas a quién pretende enseñar”, señalaba que hacer ciencia es “descubrir, desvelar verdades sobre el mundo, los seres vivos y las cosas, que descansaban a la espera de ser desanudadas”.

En esa línea, una cuestión clave que se nos presenta a los educadores es poder recuperar en el aula aquellas búsquedas de muchos hombres y mujeres “epistemológicamente curiosos” que hoy piensan y llevan adelante la práctica científica en nuestra región, articulándolas con el contexto real de nuestros alumnos.

Llevemos la ciencia al aula y construyamos nosotros nuevos y mejores puentes entre el conocimiento científico y la vida cotidiana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: