Educar para la alegría

Mejor educación con buena alimentación

Posted on: 9 noviembre, 2015


http://www.oei.es/divulgacioncientifica/?Mejor-educacion-con-buena

Evelyn Mac Dowall Reynoso
Lima, Perú
IBERCIENCIA. Comunidad de Educadores para la Cultura Científica
La seguridad alimentaria y la educación constituyen aspectos importantes del desarrollo que no pueden ser desligados se requiere de acciones concretas que ayuden a promover una adecuada alimentación y evitar que se vulnere el derecho a la alimentación y educación.

La vida tantas veces llamada “moderna” ha ocasionado que en muchos hogares nuestros estudiantes ya no tengan acceso a una alimentación saludable, los padres que trabajan casi todo el día por procurarles un futuro mejor, descuidan ese aspecto tan importante para su desarrollo integral y por ende para su educación enviándoles loncheras nada nutritivas o bien solo dándoles dinero para que ellos mismos compren su “refrigerio”.

En otros casos la pobreza hace presa fácil a miles de niños y adolescentes que no tienen acceso a una buena calidad de vida con precios elevados para los diversos alimentos; hogares en los que se suele priorizar las necesidades básicas de luz y agua en desmedro de una buena alimentación y educación lo que provoca que se atente contra el derecho humano fundamental a la alimentación y en consecuencia a una vida digna.

Aunado a estas situaciones además, existen diversos centros educativos en los que no se expende productos saludables, generando a su vez un círculo vicioso en el que los responsables eluden su participación de no tomar las medidas pertinentes para evitar la ingesta de productos con alto contenido de azúcares y otros químicos que a la larga perjudican la salud causando serias enfermedades.

Está ya determinado por diversas investigaciones que una buena nutrición está relacionada a un buen rendimiento académico. Y eso ligado al bienestar físico y emocional. Cuando un estudiante está bien nutrido, su actitud y predisposición para el estudio tiende a ser mejor y su capacidad de atención se corresponde con su bienestar. En tal sentido, corresponde crear y sostener políticas de estado que contribuyan a una alimentación saludable en todas las escuelas y centros de enseñanza sin excepción implementando programas educativos con capacitación a todos los miembros que pertenecen a ella. Pero no solo basta implementar sino también hacer el seguimiento correspondiente que permita conocer hasta qué punto se ha avanzado con el cumplimiento de los objetivos propuestos.

Desde el ejercicio de nuestra docencia es necesario e imprescindible promover entonces las prácticas saludables involucrando a todos los estudiantes y sus familias con énfasis en sus madres para evitar la mala nutrición y obesidad, creando los espacios pertinentes en los que se dé a conocer los múltiples beneficios de estilos de vida saludables, como el hacerles partícipes de actividades culinarias considerando una adecuada preparación e ingesta de alimentos que aporten energía y vitaminas para realizar las actividades diarias y por supuesto las estudiantiles que conlleven a tener mejores resultados académicos que contribuyan a su desarrollo personal y el de la sociedad.

“La educación no cambia al mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo”. 
Paulo Freire

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: