Educar para la alegría

El desinterés por la Ciencia

Posted on: 20 enero, 2015


Dónde empieza el desinterés por el conocimiento científico?

Me inclino a pensar que esto ocurre porque no se ha construido una visión de la ciencia como componente imprescindible de la cultura de la sociedad.

El conocimiento científico se ha desarrollado en forma restringida, en ámbitos cerrados,  por grupos de científicos trabajando en laboratorios altamente especializados.

La información que se daba  para “socializar el conocimiento” se  realizaba utilizando lenguajes específicos y complejos, sin traducción para la comprensión popular.

Estos grupos de trabajo, fascinados con su mirada hacia “adentro” de la ciencia misma, excluyeron por siglos al resto de la sociedad.  Pusieron la mirada en su propio propósito y descuidaron la eficiencia de la comunicación, la comprensión, la argumentación, los debates, la divulgación natural de aquello que interesa a todos.

Todo esto generó un sentimiento popular…”el conocimiento científico es para los elegidos, para aquellos con más capacidad intelectual, los más inteligentes…”.y fue así que se autoexcluyeron también.

Es cierto que desde hace algunos años, la comunidad científica se está abriendo a la sociedad , tal vez para subsistir, tal vez por haberse dado  cuenta de que es necesario sumar y multiplicar, en lugar de dividir y restar.

Mis  recuerdos de estudiante  dan cuenta de que los docentes de ciencias eran serios, miraban más al pizarrón que a los estudiantes; el único tema que compartían era el que marcaba el programa, medían sus habilidades como docentes en los fracasos de los estudiantes en sus exámenes.

Eran materias rechazadas: generaban temor, inseguridad, baja autoestima, deficientes resultados.

En el momento de elegir carreras profesionales, salvo excepciones, los estudiantes preferían aquellas que no tuvieran Ciencias ni Matemática.

En el año 2000  realicé una investigación sobre el vínculo de los estudiantes con el conocimiento. Fue posible obtener  evidencias que referían a los intereses y  demandas de los estudiantes. Reclamaban  que las clases fueran más divertidas, que estudiaran temas más interesantes, que los profesores los llamaran por el nombre, que tuvieran sentido del humor, que no les dieran la espalda.

Tal vez, en estos datos encontremos respuestas a nuestras preguntas  sobre el desinterés hacia las ciencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: