Educar para la alegría

Archive for enero 2015

La carencia de ciencia y tecnología limita el desarrollo del pensamiento y los procesos de aprendizaje y de autonomía.

Es fundamental  que las instituciones educativas  integren entre sus objetivos el desarrollo de  las competencias para la investigación, el desarrollo de la ciencia y la tecnología.

Investigar nuestras propias realidades, el contexto en el que vivimos, las dificultades y oportunidades que cada medio ofrece y capacitar a los alumnos para desarrollar proyectos con propuestas que permitan actuar para mejorar la situación estudiada, es compromiso de todo ciudadano.

Promover la investigación, favorece la actividad en equipo, el trabajo cooperativo, la planificación conjunta, el logro de acuerdos y la construcción de conocimiento que se independiza de los textos o clases dictadas, que responden a otra época y que en muchos casos carecen de interés para los estudiantes.

Nos orienta el propósito de trabajar en un marco de calidad educativa, el que nos obliga a trabajar con los alumnos: la elaboración de un diagnóstico, la planificación de la mejora, la administración de los recursos disponibles, la evaluación y replanificación, son instancias ineludibles para la formación de la persona y su capacidad de estudiar, trabajar y tomar decisiones  personales y colectivas.

Anuncios

Dónde empieza el desinterés por el conocimiento científico?

Me inclino a pensar que esto ocurre porque no se ha construido una visión de la ciencia como componente imprescindible de la cultura de la sociedad.

El conocimiento científico se ha desarrollado en forma restringida, en ámbitos cerrados,  por grupos de científicos trabajando en laboratorios altamente especializados.

La información que se daba  para “socializar el conocimiento” se  realizaba utilizando lenguajes específicos y complejos, sin traducción para la comprensión popular.

Estos grupos de trabajo, fascinados con su mirada hacia “adentro” de la ciencia misma, excluyeron por siglos al resto de la sociedad.  Pusieron la mirada en su propio propósito y descuidaron la eficiencia de la comunicación, la comprensión, la argumentación, los debates, la divulgación natural de aquello que interesa a todos.

Todo esto generó un sentimiento popular…”el conocimiento científico es para los elegidos, para aquellos con más capacidad intelectual, los más inteligentes…”.y fue así que se autoexcluyeron también.

Es cierto que desde hace algunos años, la comunidad científica se está abriendo a la sociedad , tal vez para subsistir, tal vez por haberse dado  cuenta de que es necesario sumar y multiplicar, en lugar de dividir y restar.

Mis  recuerdos de estudiante  dan cuenta de que los docentes de ciencias eran serios, miraban más al pizarrón que a los estudiantes; el único tema que compartían era el que marcaba el programa, medían sus habilidades como docentes en los fracasos de los estudiantes en sus exámenes.

Eran materias rechazadas: generaban temor, inseguridad, baja autoestima, deficientes resultados.

En el momento de elegir carreras profesionales, salvo excepciones, los estudiantes preferían aquellas que no tuvieran Ciencias ni Matemática.

En el año 2000  realicé una investigación sobre el vínculo de los estudiantes con el conocimiento. Fue posible obtener  evidencias que referían a los intereses y  demandas de los estudiantes. Reclamaban  que las clases fueran más divertidas, que estudiaran temas más interesantes, que los profesores los llamaran por el nombre, que tuvieran sentido del humor, que no les dieran la espalda.

Tal vez, en estos datos encontremos respuestas a nuestras preguntas  sobre el desinterés hacia las ciencias.

Desde las edades más tempranas los niños se familiarizan con los profesionales y se sienten cada vez más confiados y seguros.

Deben visitar al Pediatra

Los niños de 1 a 2 años:

  • un control cada tres meses (15, 18, 21 y 24 meses)
  • un control odontológico antes de los dos años
  • vacunas a los 15 y 21 meses

Los niños de 3 a 4 años :

  • un control cada seis meses
  • un control odontológico antes de los cuatro años
  • un control oftalmológico antes de los cuatro años

Niños de 4 a 5 años:

  • un control anual
  • un control odontológico antes de los cinco años
  • vacunas al cumplir los 5 años

El ejercicio físico es uno de los principales pilares de una vida saludable. Contribuye a los procesos de desarrollo y maduración del potencial genético.
Realizar deporte desde niño es importante puesto que pasa a ser parte de sus hábitos y ayuda a la prevención de enfermedades degenerativas como la hipertensión arterial, aterosclerosis y la diabetes.

Un entrenamiento regular en el niño produce beneficios en sus habilidades motoras y cognitivas. Es beneficioso también para sus relaciones personales y en el grupo social que lo rodea, aprendiendo a integrarse y obteniendo bienestar físico y psicológico.

Hoy en día, en nuestro país, la obesidad infantil es un nuevo problema de salud. Ha comenzado con el cambio de vida que han tenido los niños, siendo mucho más sedentarios y pasando gran parte de su tiempo libre frente a su computadora.

Se considera necesario que los niños estén activos durante 90 minutos todos los días de la semana. Es importante que tengan buenos ejemplos, que vean que sus padres no llevan una vida sedentaria y desarrollan buenos hábitos alimenticios y deportivos.

Practicar actividad física promueve un perfil de lípidos más saludable, mejora la condición física, incrementa la densidad mineral ósea, tiene efectos positivos sobre la ansiedad, la depresión y la satisfacción corporal; a la vez que contribuye a la mejora del rendimiento académico.

A lo largo del día existen múltiples oportunidades para que niños y niñas puedan realizar la actividad física que necesitan para mantener y mejorar su salud.

Para ayudar a inculcar la actividad física a niños y niñas se recomienda:

  • Realizar actividad física en familia.
    ●Apoyarlos a que puedan hacer actividad física.
    ● Buscar actividades físicas divertidas que los estimulen.
    ● Inculcar la idea de que la actividad física es algo muy bueno para la salud.
    ● Buscar en las actividades cotidianas la manera de que hagan actividad física.
    ● Inculcar en lo posible a desplazarse caminando, en bicicleta o usando patines.

Se debe buscar un deporte que los niños disfruten, evitando preparar a futuros profesionales, sino que hagan ejercicio físico y se diviertan.

Fuente: Boletín de MP- Medicina Personalizada

Se piensa en función de una realidad común.

Se piensa en función de todos y no sólo de sí mismo.

Se ejercita el hábito de ubicarse en el punto de vista de los otros.

Es una fuente de reglas para el pensamiento.

Organización

Iniciativa y disciplina

El trabajo en equipo desarrolla la independencia intelectual de sus miembros.

Se da intercambios y discusiones, control mutuo y reciprocidad.

Discusión y verificación. Gozan del beneficio de la crítica mutua y del aprendizaje.

Invención y verificación.

Equilibrio entre el trabajo personal y el control mutuo.

Esfuerzo personal

Ayuda mutua

Los débiles y perezosos se ven estimulados e incluso obligados por el grupo.

Los fuertes aprenden a explicar y dirigir.

Sentido de libertad y responsabilidad

Formación de ciudadanos libres y espíritu democrático.

La cooperación es verdaderamente creadora, constituye la condición indispensable

para la adquisición plena de la razón.

En estos primeros años de vida de un niño se estructuran su desarrollo físico, sicológico, cultural, cognitivo y social.

Durante este tiempo, el cerebro, además de crecer, recibe del entorno la información esencial que utilizará durante el resto de la vida. Por eso, es clave que en esta etapa los niños reciban una atención integral que satisfaga no sólo sus necesidades físicas y emocionales, sino aquellas relacionadas con el aprendizaje y el desarrollo de habilidades.

Las competencias que se adquieran en esta etapa de la vida, son la base de aprendizajes posteriores.“ Desde su gestación, los niños cuentan con capacidades físicas, cognitivas, emocionales y sociales que es posible reconocer y estimular ,pues son la base para el aprendizaje posterior , los vínculos con los demás, con el conocimiento,  la comunicación, los procesos de socialización y el desarrollo de habilidades, capacidades y competencias.

La confianza, la curiosidad, la capacidad para relacionarse con los demás y la autonomía dependen del tipo de atención y cuidado que reciben los niños en el ámbito familiar y de las personas encargadas de cuidarlos.

La familia es un pilar fundamental para el correcto desarrollo de los niños.

De la postura de Piaget se pueden retomar aspectos importantes que influyen en el desarrollo del currículum y la planeación de la práctica docente: 

  • Considerar al alumno como un ser individual, único e irrepetible, con sus propias e intransferibles características personales.
  • Al mismo tiempo, considerar la existencia de caracteres generales comunes a un grupo de edad capaces de explicar la mayoría de las manifestaciones relevantes en este período, anticipando posibilidades y marcando imposibilidades; estableciendo posibles contenidos educativos e inclusive metodologías apropiadas.
  • El individuo interactúa con el ambiente. Los seres humanos son producto de su construcción genética y de los elementos ambientales.
  • Los alumnos darán diferentes explicaciones de la realidad dependiendo del período de desarrollo cognitivo en el que se encuentren.
  • El desarrollo cognitivo se facilita si se proveen actividades y situaciones que involucren a los alumnos y requieran adaptación (por medio de la asimilación y la acomodación).
  • Los materiales y las actividades de aprendizaje deben estar apropiados para la edad del niño, tomando en cuenta su capacidad de operaciones mentales o motrices, evitando así pedirles a los alumnos que lleven a cabo tareas que van más allá de su desarrollo cognitivo.
  • Utilizar métodos de enseñanza que involucren activamente a los estudiantes y les presenten retos.

http://www.cca.org.mx/profesores/cursos/cep21/modulo_2/Jean_Piaget.htm