Educar para la alegría

La Creatividad del niño

Posted on: 26 septiembre, 2014


El término hace pensar en actividades artísticas, musicales, plásticas. La creatividad es eso y mucho más.

Es la capacidad de  transformar “la nada” en “algo”. Lo que descartamos en algo que aprovechamos.

Es proponer ideas originales, dar nuevas respuestas a preguntas viejas, es encontrar soluciones eficientes para los problemas y conflictos, es aplicar el conocimiento a situaciones desconocidas.

Los niños son grandes creadores: inventan palabras y canciones, explican los hechos con argumentos de fantasía, utilizan cualquier  objeto para satisfacer sus propias necesidades de jugar.

La creatividad no se aprende, se desarrolla dentro del mismo individuo. El medio que lo rodea, puede favorecer u obstaculizar  su desempeño.

Es muy importante que las personas que estén con él, se muestren pacientes, tolerantes y frenen sus propios impulsos de “corregir” o “intervenir” en sus producciones.

A veces, la búsqueda de una estética adulta o  de un orden personal ajeno al del niño, llevan a padres, familiares y aún a docentes a “intervenir” en sus producciones.

La “obra del niño” no se toca, es valiosa por sí, no necesita retoques.

Es muy interesante aceptarla, valorarla  e ir observando los procesos del propio niño a través del tiempo. Decírselo, felicitarlo, alentarlo a que siga produciendo algo nuevo.

Para el niño, su producción es lo mejor que puede hacer, su  máximo logro;  respetarlo y admirarlo  lo gratifica y fortalece, le da seguridad y lo anima para seguir creando.

En cualquier lugar, en cualquier momento el niño se pone a jugar, todo le sirve para hacerlo. Su principio y fin es la libertad y la felicidad.

Su fantasía le permite viajar en la alfombra de su cuarto a los lugares más distantes, acompañado de los personajes más increíbles, con el coraje y la fortaleza necesarias para enfrentar las situaciones más adversas.

Es ahí, precisamente ahí, donde radica la importancia de la creatividad: en la seguridad, la confianza y  la alegría  que recibe el propio actor.

No hay que buscar demasiado “algo para que se entretenga”, sólo dejarlo jugar.

Se espera que los padres puedan :

  • Escuchar las ideas de sus hijos, sus palabras, sus canciones, sus fantasías y respetarlas.
  • Poner a su alcance variados materiales,no estructurados, para que haga con ellos lo que desee.
  • Permitir que utilice todos sus sentidos y que investigue con ellos.
  • Tratar de no corregir cuando dice o hace algo fuera de lo común.
  • Quedar “afuera” de sus juegos, evitar sugerir qué hacer constantemente.
  • Controlar el espanto cuando por “hacer” nos genera problemas de suciedades o manchas.

Todo un mundo de posibilidades le ofrece su casa con lo que no usamos o descartamos:

  • Papeles, cartones, bolsas de nylon, hilos y lanas de colores, corchos, cajas, tapas y tapitas, envases de plástico, llaves, llaveros, collares, cadenas.
  • Telas, pañuelos, sombreros, bolsos, carteras.
  • Diarios, revistas, prospectos, boletas, afiches, suplementos.
  • Cubiertos, ollas, tapas, tapper, cucharas de madera.
  • Esponjas, frascos de plástico, peines, cepillos.
  • Polleras, pantalones, delantales, camisas, guantes.

Con esto en sus manos, el niño es un creador que todo lo puede.

Es un aprendizaje  más que podrá utilizar para  alcanzar su felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: